Con respecto a la detención en Argentina del artista urbano Felipe Zegers y de la arquitecta Gabriela Medrano, señalamos lo siguiente:

 Lo ocurrido es un malentendido que confiamos será corregido lo antes posible. El material que se encontró en la habitación de Felipe Zegers y Gabriela Medrano en Córdoba es parte de una instalación de arte urbano que se presentó en esa ciudad el sábado, junto a varias otras, y que consistía en un parlante que leía textos a viva voz para inspirar a las personas a comunicarse y fomentar el lenguaje inclusivo.

 Si cometieron un error fue no avisar en el hotel que estaban dejando allí algunos objetos de esta instalación, como dos parlantes tipo bocina, cables y una pequeña caja de metal que contenía un componente genérico de programación que, en este caso, cumplía la función de pasar texto a lenguaje hablado. Jamás pensaron que esto provocaría el malentendido que se generó.

 Felipe Zegers y Gabriela Medrano fueron invitados a título personal por la Universidad Nacional de Córdoba para hacer un taller sobre instalaciones, e implementaron esta intervención urbana en el marco del Congreso de la Lengua. Esta instalación había recorrido otros lugares con anterioridad y fue aprobada en los controles aéreos sin problema en Chile y Argentina.

 Camilo Palma, socio de Felipe Zegers

LO QUE SE SEÑALÓ EN ARGENTINA

El pasado domingo el director creativo del Hecho en Casa Fest, Felipe Zegers, fue detenido a su pareja, María Gabriela Medrano, arquitecta y una de las diseñadoras del Teatro Regional del Bíobío, en el barrio de Palermo, en la ciudad de Buenos Aires, por personal de civil de la Unidad Antiterrorismo de la Dirección de Investigaciones de la Policía de Córdoba.

El operativo se debió a que ambos fueron acusados de haber dejado partes de una bomba casera al interior de una maleta en una habitación de un hotel de Córdoba. La policía local señaló que se trataba de un dispositivo típico, pero sin su carga explosiva.

Según el medio transandino La Voz, por protocolo se desalojó el hotel, se retiraron autos cercanos y la Brigada de Explosivos detonó el artefacto. Fuentes policiales indican que los chilenos “iban a atacar durante el Congreso de la Lengua.

/GAP