Si bien en la actualidad se vende el aceite en forma de cápsulas, también es importante consumir el pescado, ya que el complemento por sí solo no actúa de la misma manera.

Si consumes el aceite de pescado en las dosis adecuadas podrás gozar de las siguientes ventajas:

1. Combatir las alergias de temporada

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias se reduce la hinchazón de los senos nasales (provocada por la histamina).

Además tiene la capacidad de fortalecer el sistema inmunitario y, por ende, hacerle frente a los patógenos que provocan las alergias con los cambios de estación.

2. Cuidar la salud cardiovascular

Los ácidos grasos reducen los niveles de lípidos en sangre. Por lo tanto, el aceite de pescado es un gran aliado para las personas que tienen colesterol “malo” (LDL) elevado.

A su vez disminuye el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares ya que regula el ritmo cardíaco y destapa y desinflama las arterias.

3. Mejorar el aspecto de la piel

Ya que tiene la capacidad de bloquear la liberación de las enzimas inducidas por los rayos del sol, el aceite de pescado sirve para mantener la función dérmica en las mejores condiciones.

Para disfrutar de este beneficio es imprescindible aplicarlo sobre la piel (sobre todo si tenemos arrugas). También está recomendado para aquellas personas que tienen erupciones, enrojecimiento, picazón o psoriasis.

4. Promover la salud cerebral

Algunas enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer, la demencia o el Mal de Parkinson afectan a millones de personas en todo el mundo.

La ingesta periódica de aceite de pescado equilibra las funciones de la dopamina y la serotonina, las dos hormonas encargadas de regular el mecanismo del cerebro.

5. Tratar problemas oculares

En el caso de padecer cataratas u “ojo seco” podemos utilizar aceite de pescado para o bien revertir la situación o tratarla de la mejor manera.

Si lo ingerimos todos los días podemos mejorar la salud de la vista gracias a los ácidos grasos omega 3.

6. Evitar derrames cerebrales

Cuando un vaso sanguíneo del cerebro se rompe o se bloquea ocurre lo que se conoce como “derrame”.

El aceite de pescado reduce ciertos factores de riesgo relacionados con este problema, ya que mejora la salud de las venas, arterias y favorece la circulación de la sangre.

Está recomendado en casos de arteriosclerosis y presión arterial elevada.

7. Aliviar la artritis reumatoide

Aplícate vitamina E
Los ácidos grasos contenidos en el aceite de pescado tienen un gran efecto antiinflamatorio en el organismo.

Esta propiedad es muy útil para aquellas personas que sufren artritis o artrosis, ya que reduce la rigidez articular tan frecuente en las mañanas.

Asimismo, también calma los típicos dolores al querer tomar algún objeto o llevar a cabo una actividad cotidiana.

8. Tener huesos más fuertes

La osteoporosis es un problema cada vez mayor en la población adulta mundial. Se caracteriza por huesos débiles y más proclives a romperse o fisurarse con cualquier golpe, movimiento brusco o caída.

Está causada por un déficit de calcio e incluye la pérdida de masa ósea, sobre todo en ciertas áreas del cuerpo como, por ejemplo, el fémur, la cadera y los hombros.

Consumir aceite de pescado sirve para revertir las causas que provocan esta condición.

9. Prevenir el cáncer

El aceite de pescado tiene la capacidad para prevenir diferentes tipos de cáncer. Esto se debe a la acción de los ácidos grasos poliinsaturados que evitan el desarrollo de células malignas.

También sirve para potenciar la eliminación de toxinas del hígado y el riñón.

10. Prevenir la depresión y la ansiedad

Ya que el aceite de pescado es muy beneficioso para reducir o mejorar ciertas enfermedades mentales, también se puede emplear en los tratamientos de personas deprimidas o ansiosas.

Ambas condiciones se han ido incrementando en los últimos tiempos debido al ritmo de vida que llevamos y pueden hacer mella en nuestro comportamiento y relaciones.

Una buena dosis de ácidos grasos Omega 3 mejora el estado del cerebro y es excelente en cuadros de estrés crónico, insomnio o nerviosismo.

/psg