“Después de cuatro años, como desde el principio asumí de responder a la justicia, hoy he terminado mi declaración. He tenido la oportunidad de entregar mis argumentos, mi defensa, mi reconocimiento. Confío en la acción de la justicia a partir de ahora, que es un proceso bastante largo”, expresó el exsenador UDI Jaime Orpis, quien esta semana rompió su derecho a guardar silencio y declaró en el marco del juicio oral por el Caso Corpesca.

Añadió: “Todos los hechos que cometí siempre los asumí. El financiamiento irregular lo asumí. Lo mismo, el desvío. He entregado una declaración completa con todos los antecedentes, reconociendo lo que me afecta. Después de estas largas jornadas, confío en la justicia”.

Ante la consulta periodística por la inasistencia del actual ministro de Justicia, Hernán Larraín, para declarar como testigo, expresó que“él tiene una inhabilidad. Cuando fue citado como testigo, no estaba inhabilitado. Participó directamente en la Ley de Pesca”.

En este sentido, emplazó a los parlamentarios y expresó su deseo de que “todos los que fueron citados como testigos lo hicieran” con el objetivo de que “no digan algo distinto a lo que dijeron en las sesiones”.

Recalcó: “Con la misma fuerza señalo que no he cometido cohecho y que nadie me ha comprado. Siempre actué con independencia no sólo con Corpesca sino con las empresas que me financiaron la campaña. Esos antecedentes los he dado en mi declaración”.

“Uno debe tener la humildad de que si uno comete errores, asumirlos. Y estar dispuesto a pagar las consecuencias. Asumir. En función de la virtud y el error. He cometido errores”.

/gap