La primera ministra británica Theresa May pidió este miércoles en el parlamento unidad al pueblo británico poco después de iniciar una ruptura con la UE que no tiene “vuelta atrás”.

“Ha llegado el momento de unirnos y trabajar juntos para lograr el mejor acuerdo posible”, afirmó en un discurso en el parlamento, minutos después de que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, recibiese en Bruselas la carta británica notificando formalmente la salida.

“Es un momento histórico que no tiene vuelta atrás”, sentenció May, “haremos nuestras propias leyes y tomaremos nuestras decisiones”.   La primera ministra precisó que la regularización de la situación de los tres millones de europeos residentes en el Reino Unido será “una prioridad” en las negociaciones.

“Aprovecharemos esta oportunidad para construir un Reino Unido más fuerte y justo que nuestros hijos y nietos puedan llamar orgullosamente su casa”.

“Momentos como este (…) definen el carácter de nuestra nación”, sentenció la primera ministra, que asumió el cargo tras la dimisión de David Cameron la mañana en que se conoció la victoria del Brexit en el referéndum del 23 de junio.

La primera ministra prometió que su país “será el mejor amigo y vecino de nuestros aliados europeos”.

El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, que se oponía a la salida, dijo que su partido respeta el resultado y la salida de la UE, pero que “no dejará las manos libres” a May para revocar derechos y otros beneficios adquiridos por la pertenencia en la UE. (29/03/2017)