La ex Geisha chilena, Anita Alvarado, encontró trabajo como rostro y anfitriona se un sitio web de escorts de servicios sexuales. Lo hizo por su hijo menor, de apenas cuatro años.

Alvarado contó que su desaparición pública tiene que ver con el juicio de tuición con el padre del pequeño. “Tengo ganas de gritar y ganas de decir todo lo que siento, porque el tribunal de Colina no creyó que hubiera maltrato“, dijo a “Intrusos”.

“Estoy entregándole a mi hijo obligada (a Judd), porque se supone que es mejor para el hijo no separarlo del padre. Pero hay algunos que les hacen mucho daño, por ejemplo, cuando mi hijo llega triste y con bototos con 37 grados de calor, sucio y sin cambiarle la ropa, ¿qué pasa con esto?”, agregó.

Le está haciendo daño a mi hijo“, dijo emocionada.

Sobre su nuevo trabajo, Alvarado aclaró que lo hace por sus hijos. “Esto no significa que sea prostituta, hace 20 años que dejé de serlo, esto es una oportunidad de trabajo, no quiero que me critiquen ni castiguen por hacerlo”, contó a La Cuarta.

El testimonio en video:

/gap