Los antiguos ascetas trataban de purificar el cuerpo y el alma por medio de la negación de los placeres materiales y la abstinencia. Según el mismísimo Pitágoras, el sexo debía practicarse en invierno y nunca en verano porque era dañino para la salud masculina y no son pocas las religiones antiguas y actuales que hablan de la castidad. Pero, ¿y si tienes pareja y estáis atravesando un momento en el que no gozáis de relaciones? ¿Qué puede pasar?

La falta de sexo (irremediablemente pensamos en las camisetas que aseguran que “demasiado sexo nubla la vista”) aunque no lo parezca, puede producir severos daños en la salud, desde estrés a problemas en el corazón. El doctor Mark Lawton de la Asociación Británica para la Salud Sexual y el VIH enumeró los problemas que puede producir la abstinencia sexual. Si no estás en tu mejor momento quizá te sientas identificado con alguno de estos síntomas.

Infelicidad y estrés

Cuando haces el amor liberas endorfinas, que impactan en los centros de placer y recompensa del cerebro y dopaminas, que mitigan el dolor y el estrés, lo que te dará una sensación de felicidad y relajación. El sexo reduce los niveles de cortisol, la hormona responsable de generar estrés en nosotros, aunque es cierto que cuando estás estresado es probable que el sexo sea lo último en lo que piensas. Pero quizá deberías.

Los efectos secundarios de la falta de sexo pueden afectar tanto a tu cuerpo como a tu mente

Los estudios aseguran que la abstinencia sexual también puede producir baja autoestima, mal humor y, en general, depresión, sobre todo si la persona está frustrada y no puede hacer el amor tanto como quisiera.

Pérdida de la libido

Así lo explica la terapeuta sexual Sari Cooper: “El sexo es muy beneficioso, puede incluso ayudar a tener una vida más longeva. Algunas personas que se abstienen de tener relaciones sexuales, comienzan a sentirse más lentas, con menos vitalidad y hambre de tenerlas. Las mujeres pueden tener incluso otros problemas, peores calambres menstruales, menos lubricación (sobre todo a medida que envejecen y reducen hormonas como el estrógeno), o debilitamiento de las paredes vaginales”.

Problemas del corazón

Como lo lees. Según los estudios, el sexo es bueno para la salud cardiovascular porque, al fin y al cabo, estás haciendo ejercicio aeróbico que ayuda a bajar la presión arterial, sobre todo en las mujeres cuando tienen orgasmos, porque estimulan la liberación de la hormona oxitocina. Por supuesto, esto debe ir acompañado de una vida sana en la que elijas no fumar, dormir bien, evitar el alcohol y las drogas y hacer ejercicio regularmente.

¿Se recompone el himen?

Hay una curiosa leyenda urbana que asegura que, cuando pasas un determinado tiempo sin tener relaciones (y eres mujer, se entiende), se puede volver a recomponer el himen. Las leyendas son solo eso, pero es cierto que tras un periodo largo sin sexo, a veces puede doler. Tiene una explicación, claro.

Los nervios juegan malas pasadas y es por eso muy importante que te relajes cuando vas a practicarlo. Si no lo haces, los músculos pueden tensarse, lo que hace que sea doloroso. Es posible que esté ansiosa por tener relaciones sexuales si no lo has tenido en mucho tiempo, lo que puede provocar una tensión que incomode el asunto. ¡Relax ante todo!

/psg