El gobierno a través del titular de Segpres, Gonzalo Blumel, y del ministro de Hacienda, Felipe Larraín, finalmente presentó en el ex Congreso las medidas compensatorias para convencer a la oposición de aprobar la idea de legislar la reforma tributaria, el primer paso para legislar esta iniciativa emblemática de la administración Piñera.

Entre las principales “medidas compensatorias progresivas” destaca que se dejará en claro que los rescates o retiros efectuados desde un seguro de vida con ahorro serán gravados con impuesto a la renta. Con esta medida espera recaudar unos US$ 52 millones anuales.

Adicionalmente, propone limitar el beneficio del IVA a la construcción, medida con la que busca recaudar unos US$ 106 millones.

En materia de elusión y evasión, el Ejecutivo se comprometió a incorporar una nueva norma de fiscalización para retiros desproporcionados en relación a la participación en la sociedad para que ellos deban ser informados y fundados y una norma antielusión especial que sancione como gasto rechazado o retiro presunto dicho retiro cuando no esté debidamente fundado.

También se fortalecerá tecnológicamente al SII, con el fin de asegurar su continuidad operacional. En esa línea, Hacienda aumentará la capacidad de big data del organismo, analítica avanzada y almacenamiento de información de los contribuyentes, “incorporando inteligencia artificial a los procesos”.

En suma, las nuevas medidas que el gobierno las llama “progresiva” le significarán recaudar US$471 millones. Cabe señalar que el costo de la reintegración asciende según el informe financiero a US$800 millones y que la oposición pedía que las medidas de compensación estuvieran en torno a ese monto y enfocado en los segmentos de mayores ingresos.

En el marco de su exposición ante la Comisión de Hacienda, el jefe de las finanzas públicas anunció que a más tardar el 30 de octubre presentará un proyecto de ley de rentas regionales. El plazo lo adelanta un mes en relación a la propuesta del 18 de marzo.

/psg