Este lunes el Hospital del Trabajador se refirió a la muerte de Claudio Agurto, de 51 años, participante de la Maratón de Santiago que se llevó a cabo este fin de semana. El psicólogo de profesión sufrió un paro cardiorrespiratorio a la altura de Pocuro con Los Leones, donde tuvo que ser atendido.

El jefe médico a cargo de la meta de los 21 kilómetros, doctor Cristián Arancibia, leyó un comunicado donde explicó los procedimientos aplicados ante la emergencia.

“A las 11:39 del 7 de abril, el centro regulador de la carrera recibió un llamado informando de un corredor con dificultad respiratoria y aparentes signos de cianosis, ubicado a la altura de Pocuro con Los Leones, quien estaba siendo asistido médicamente en el lugar”, comenzó.

Ante la situación, “de inmediato se iniciaron los protocolos definidos. Seis minutos después, a las 11:45 llegó la primera ambulancia al lugar con un paramédico quien tomó el control del procedimiento y mantuvo las maniobras de reanimación cardio pulmonar. A las 11:50, según informó el equipo encargado, se incorporó al procedimiento personal preparado para realizar la maniobra de reanimación con un desfibrilador automático, quienes venían en una de las ocho motocicletas de asistencia consideradas para la carrera de ayer. Al posicionar el sensor, el desfibrilador no detectó ritmo eléctrico en el paciente, por lo tanto este dispositivo no se activó. Este dispositivo solo efectúa la carga frente a la detección de un ritmo cardiaco eléctrico desfibrilable, por consiguiente se mantuvieron las maniobras de masaje cardiaco”.

Posteriormente, a las 12:10 llegó la ambulancia que continuó con las maniobras de reanimación con procedimientos de resucitación y suministro de medicamentos y se procedió a trasladar al paciencia a la Clínica Santa María”.

“La secuencia descrita responde al accionar definido para la carrera, que consiste en contar con equipos desplegados en todo el trayecto y ante una emergencia activar el más cercano y, en forma simultánea, activar el resto del soporte”, agregó.

Ante esto, el Hospital del Trabajador “lamenta profundamente el fallecimiento del corredor Claudio Agurto, pese a todos los esfuerzos humanos y médicos desplegados”.

Consultado respecto a que la primera ambulancia no contaba con un desfibrilador, lo que podría haber ayudado a impedir la muerte de Agurto, Arancibia sostuvo que “concluir eso ahora no es posible. Necesitamos información del Médico Legal respecto a la autopsia del paciente”.

“No todo paro cardiorespiratorio es desfibrilable. Hay muchas causas que pueden causar muerte súbita en un atleta, pero estamos seguros que el trayecto y todo el trayecto que hicimos en la Maratón da cobertura muy acorde a las necesidades de los corredores”, aseveró Arancibia.

/gap