Las bajas temperaturas registradas durante el invierno y la falta de agua son sólo algunas de las razones de la alza de precio de este cítrico en las últimas semanas. Valores que pueden incrementarse en los próximos días debido a la cercanía de Semana Santa y el aumento en el consumo de productos del mar.

A juicio de la nutricionista Catalina Miranda, se puede aprovechar desde la cáscara hasta la pulpa, ya que es un fruto versátil y de larga duración. “Muchas veces utilizamos el jugo del limón y desechamos el resto. Gran error, pues la cáscara y la pulpa poseen grandes beneficios y propiedades que lo transforman en un gran alimento funcional”, explica la experta de www.ainchile.cl y, a continuación, detalla sus beneficios.

Exprimiendo sus virtudes

Pulpa: Se puede utilizar para hacer limonada o en diferentes recetas de cocina, de esta forma se rinde sin inconvenientes.

Cáscara: Tiene múltiples usos. Algunos de ellos son:

– Para cocinar. Emplear la cáscara de limón como ralladura para pescados, pollo, o ensaladas. .

– Para evitar meteorismo. Ideal mezclar la ralladura de limón con ensalada de legumbres.

– Para preparar bebestibles. Se puede congelar el jugo de limón y la ralladura de su cáscara. Además, es posible hacer aguas con limón.

Utilidades y cualidades del limón

Este cítrico es un elemento indispensable a la hora de cocinar, ya sea en la preparación de alimentos o bebidas. Sin embargo, sus propiedades curativas son tan grandiosas como su espectacular sabor.

– Contiene vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B5, B6, PP), vitamina C en gran cantidad y vitamina P, además de minerales como el potasio, magnesio, calcio, flúor, fósforo, sodio, hierro, agua y algo de fibra.

– Implacable bactericida y un gran depurador de toxinas.

– Ideal para regímenes de bajas calorías, pues sólo posee 40 calorías por cien gramos.

– Estimula la correcta digestión y la salud hepática.

– Activa el sistema inmunológico, aumentando la producción de glóbulos blancos.

– Controla el apetito, sobre todo con uso de la cáscara.

– Ayuda a controlar la presión arterial, manteniéndola baja. Ideal para hipertensos.

– Mejora la calidad de venas-arterias y la circulación sanguínea. Evita la formación de moretones, sangramientos de encía y nariz. Regula la aparición de hemorroides y várices.

¿Qué pasa con las alternativas artificiales? ¿Sirven?

Según la especialista, no es recomendable consumir este tipo de jugo de limón, porque posee preservantes y no tiene el mismo valor nutricional que el natural.

Dentro de lo posible, siempre se debe optar como aderezo el jugo de limón natural. Pese a lo anterior, se puede condimentar con otros productos como vinagre de manzana más una cucharadita de miel o yogurt natural con menta y eneldo o albahaca, entre otros.

/psg