La relevancia del proyecto de modernización tributaria trasciende las modificaciones que éste propone a nuestro sistema tributario. Si bien creemos que, sin sacrificar recaudación, es importante realizar cambios orientados a reactivar la inversión, no hay balas de plata para lograrlo. En la economía moderna -dinámica, compleja y disruptiva- son muchos los factores que inciden en las decisiones de inversión de empresas e inversionistas.

¿Por qué entonces es tan relevante que esta discusión continúe en el Congreso? Porque lleva al centro de nuestro proceso político una palabra que había perdido protagonismo: crecimiento. El país requiere que se expresen las distintas miradas sobre su importancia; como la de aquellos que consideran que el crecimiento es consustancial a la naturaleza humana, porque está en la esencia de las personas alcanzar nuevas cumbres o abrazar oportunidades, para lo cual es fundamental que la economía esté siempre en marcha para generarlas; o bien, la de quienes le reprochan las desigualdades que genera, y postulan que Chile ha alcanzado un estado de desarrollo a partir del cual debe sacrificar ciertos grados de crecimiento en pos de mayor igualdad.

Es relevante además seguir con esta discusión para mostrarle al país que el proceso político no solo contrasta miradas de sociedad y objetivos de política pública, sino que también se compromete en el camino pedregoso y complejo de cómo lograrlos; y que lo hace sopesando evidencia, análisis técnicos y aprendiendo de lo que están haciendo otros países, como también considerando los factores que se requieren para subir nuestro potencial.

Es, por ejemplo, importante franquear la discusión entre quienes sostienen que, en esta etapa, lo que Chile requiere es más productividad y capital humano, y no tanta inversión, cuya concentración aumenta la desigualdad; frente a quienes creen que incentivar la inversión no solo es bueno en sí mismo, sino que también como un catalizador de mayores niveles de productividad. En la economía del siglo XXI, ¿no es acaso la combinación sinérgica entre personas, máquinas y tecnología integradas en un ecosistema empresarial lo que nos permitirá alcanzar el anhelado desarrollo integral? Sin duda que el sistema tributario requiere un diseño distinto según cómo se responde esta pregunta.

Finalmente, todos quienes seguimos parte de la transmisión de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados del día lunes, celebramos el esfuerzo por la transparencia, la que ciertamente contribuye a la calidad del debate. También es positivo el apoyo de la bancada DC a la aprobación de la idea de legislar, porque permitirá prolongar y profundizar este debate en ese espacio republicano por excelencia que es el Parlamento.

/escrito por Bernardo Larraín para La Tercera