Dumbo se estrenó en 1941… la que se estrena en 2019, es un historia más adulta, una historia narrativamente directa que nos sorprende con pequeños matices que se guardan de la historia original.

All parecer Burton adaptó con maestría y total libertad el clásico de 1941, Burton reinterpreta en acción real (“live action, mamá”, como me corregirían mis hijos) la trama y narra cómo el dueño de un circo, Max Medici (Danny DeVito), contrata a Holt Farrier (Colin Farrell) y sus hijos, Milly (Nico Parker) y Joe (Finley Hobbins), para hacerse cargo de los elefantes, puesto que Holt venía de la guerra y su espectáculo anterior como jinete estrella del circo, ya no existía, puesto que Medici, habia vendido los caballos para poder sobrevivir… sin mediar aviso se asoman las cigüeñas, siendo uno de los primeros gestos Disney de la película y nace el hijo de la señora Jumbo…los niños asombrados por este bebé elefante comienzan una amistad con él y luego descubren que Dumbo puede volar, el circo se recupera increíblemente, atrayendo al empresario V.A. Vandevere (Michael Keaton), que contrata al paquidermo para su nueva aventura de entretenimiento, Dreamland. Pronto Holt descubrirá que este lugar aguarda bastantes y oscuros secretos.

En esta adaptación se pierde la relación del ratón Timoteo con Dumbo, siendo un live action, se privilegia, quizás, la interacción humana con el elefante volador.

Para algunos, esta mano de Burton tiene demasiados tintes Disney, quizás su gama de colores es más luminosa para ser Tim Burton, pero Dumbo es Disney y aun así, tiene algunos aspectos oscuros y tenebrosos…ninguna mamá quiere separarse de sus hijos, ni sus hijos de sus madres.

/carolina braun