La factoría Disney ha servido de colchón cultural para toda una generación. Su imaginario ha calado en las consciencias de los niños y niñas occidentales atravesando diferentes generaciones. En muchas ocasiones, sus películas han tratado temas tan espinosos como la muerte, el poder, la envidia, la belleza o la codicia, pero también temas que se consideran muy necesarios para la instrucción de los más pequeños como el amor, la amistad, la solidaridad o la bondad.

Pero desde hace tiempo, varios rumores apuntan a que sus películas no son tan inocentes. Son muchas las páginas en Internet aseguran que entre sus planos se esconden detalles de índole sexual que en su momento pasaron desapercibidos, pero ahora regresan para destrozar la infancia de algunos niños que por aquel entonces, no se percataron de las referencias sexuales que había en cada una de los ‘filmes’.

¿Qué le pasa a este sacerdote? ¿Acaso está mirando más el escote de la malvada Úrsula que el libro que tiene en el atril?

No hace falta ser un lince para advertir de que más allá de los mensajes subliminales, las películas de Disney ofrecen una versión del amor que ahora en muchos casos resultaría polémica. Damiselas en apuros, personajes femeninos que sacrifican todo por conquistar y vivir al lado de su príncipe azul o la falsa idea del amor romántico heterosexual que la industria cinematográfica ha sabido explotar tan bien. Ahora, muchas de las últimas películas que ha producido Disney ofrecen esa otra versión, en la que los roles de género y los esterotipos sexuales por fin parecen salir de esos discursos heteronormativos, como en ‘Brave’ o ‘Frozen’.

El pene del castillo

Portada de 'La Sirenita'.
Portada de ‘La Sirenita’

La imagen no deja lugar a dudas. En todo el medio del castillo de la película ‘La Sirenita’ se esconde una imagen fálica que asciende justo en el medio de su estructura. El mito que gira en torno a él sugiere que se trata de la venganza de un empleado descontento con la factoría Disney, o bien demasiado pervertido. De todos modos, parece que incluso son varias formas fálicas las que dan forma a este castillo de ensueño (o más bien de deseo inconfesable por el órgano masculino).

‘La sirenita’: más penes

En otro momento del ‘film’, en el que la cruel Úrsula hechiza al príncipe para que se case con ella, parece existir una ligera elevación en el sacerdote que oficia la ceremonia. Cuando se supone que íbamos a disfrutar de una película con cangrejos que bailan al ritmo de samba y una sirena que sueña con tener piernas para enamorar a su príncipe, todo lo que obtenemos son penes subliminales. ¿Qué le pasaba a este sacerdote? ¿Acaso miraba más al escote de la malvada Úrsula que al libro que tiene delante?

Aladdin y el burdel

Al comienzo de la película, descubrimos que Aladdin se caracteriza por ser un personaje bribón. Se mueve a la perfección por toda la ciudad de Agrabah, escapando de los guardias sin ninguna dificultad junto a su inseparable mono Abú. Esta historia, basada en en el cuento árabe ‘Aladino’ de ‘Las mil y una noches’, da un sorprendente giro que a simple vista puede pasar desapercibido: en uno de esos momentos de huida, el protagonista se mete dentro de lo que parece un burdel lleno de chicas preciosas que le intentan seducir. Un detalle que seguramente pase por anecdótico en la mente de un niño, pero que arroja muchas preguntas sobre su intención si eres adulto.

Una nube de sexo

Se trata de uno de los momentos más legendarios de la inolvidable película ‘El Rey León’, en el que Simba se deja caer sobre la roca de un gran acantilado y un montón de polvo se dispersa en el aire, formando una curiosa palabra: “SEX”, es decir, “sexo”. Es tan claro que resulta improbable de que no fuera intencionado. Tanto es así que Disney llegó a asegurar que el polvo en realidad venía a deletrear “SFX”, en homenaje al estudio de animación visual que produjo la película. Pero…. ahí no hay una “F”, más bien una “E”. ¿Suspira por un poco de sexo el joven Simba?

Unas nalgas (en toda la nariz)

Imagen promocional de 'El Rey León'.

Si atendemos al cartel de esta misma película, parecen asomar unas nalgas con un tanga en toda la imagen de Mufasa en el cielo. Puede que este caso no sea tan notorio como el anterior, ya que tienes que poner de tu parte para verlo. Pero una vez lo percibas con tus propios ojos, esta inocente y bella imagen promocional de la película ya nunca será igual para ti.

Con un par de…

Fotograma de 'Hércules'
Fotograma de ‘Hércules’

Cuando Hércules decide salir a recorrer mundo y convertirse en el héroe más famoso que haya conocido Grecia, se encuentra con un extraño minotauro azul que amedrenta a una “damisela en apuros” llamada Megara. Después de luchar, finalmente el héroe griego vence, y cuando le asesta el puñetazo final, su enemigo sale por los aires. Cuando vuelve al suelo, totalmente mareado, recibe los golpes de sus propias herraduras en la cabeza, lo que le provoca un chichón que poco a poco adquiere una forma sospechosa. Las cejas inflamadas no ayudan a la hora de imaginar lo evidente.

/psg