Candida auris es un hongo que se identificó por primera vez hace diez años en Corea del Sur, habitando el oído de un paciente (de ahí su nombre), pero que no tiene nada de cándido. En el último tiempo, su nombre ha sido motivo de preocupación y de notas de prensa debido a que se han registrado brotes a nivel intrahospitalario en varios países y lo peor es que no responden a los tratamientos antifúngicos tradicionales porque así como las superbacterias, es resistente a estos medicamentos. Los especialistas están alerta.

CULTIVO DE CANDIDA AURIS EN UNA PLACA DE PETRI. FOTO: REUTERS

De Corea del Sur, saltó a Japón, después a Sudáfrica, India, Venezuela, Estados Unidos, Reino Unido, España y varios otros más. En el Reino Unido, por ejemplo, el brote obligó a que una zona del hospital estuviera cerrada varios meses. En Latinoamérica se sabe de registros de este hongo en Venezuela, Colombia. Chile, se había mantenido al margen de su presencia, hasta ahora. Un reporte realizado por especialistas del Hospital del Salvador, en Santiago, publicaron en la página web de la Sociedad Chilena de Infectologíaun documento en el que informan la primera detección documentada de este hongo en paciente al que atendieron el año pasado.

Los investigadores del Hospital del Salvador hablan de una “colonización” y no de una “infección” por este hongo, porque si bien se detectó su presencia en este paciente indio, no causó síntomas ni signos que hiciera sospechar de una infección. En otras palabras, el hongo estaba colonizando una herida en un pie diabético, pero no lo infectó.

/gap