El peor escenario vivió el cuerpo técnico de los azules, sus jugadores y los hinchas, que a pesar de no asistir por suspensión al estadio, vieron un festival de goles en contra ante uno de sus rivales más tradicionales.

Tras un primer tiempo sin goles, la principal figura en el elenco azul fue Johnny Herrera, quien impidió que el local se adelantara en el marcador pese a los ataques urdidos con paciencia.

Y la paciencia en la precordillera se deshizo en la segunda parte, porque a los 30 segundos de iniciado el complemento Jose Pedro Fuenzalida puso la primera cifra del encuentro con un tiro cruzado en el área que fue inatajable para el portero de la U.

La alegría cruzada aumentaría con el control de las acciones y el gol de Edson Puch (61′), que remató al borde del área y puso cuesta arriba el resultado para el “romántico viajero”.

Duvier Riascos también se hizo presente en el marcador para convertir en goleada este clásico, tras pase de “chapita” el colombiano definió por sobre la humanidad de Herrera, que vio resignado caer su pórtico por tercera vez a los 68 minutos.

La guinda de la torta la puso Luciano Aued (86′), tras un tiro de esquina bien cobrado por Jose Pedro Fuenzalida, para dejar el marcador final de 4 goles contra 0 para Católica.

La UC este triunfo se alza como el único líder del torneo con 19 puntos, deberá enfrentar a Palestino el próximo fin de semana.

Universidad de Chile recibirá en condición de local a Curicó Unido y necesita imperiosamente lavar sus heridas tras esta dura derrota.

Por: F.A.O