Aviones y hasta lingotes de oro se han rematado en las tradicionales subastas que realiza todos los años el Servicio Nacional de Aduanas. El puje por inusitadas mercancías ha sido la tónica de estas largas jornadas y en Valparaíso los oferentes no hicieron la excepción tras el primer remate del año que contempló la subasta de 250 lotes de productos almacenados en depósitos de Los Andes y San Antonio.

En esta ocasión, lo más cotizado fueron los lotes de joyas de oro que partían desde el millón de pesos. También se adjudicaron otras mercancías como figuras de Star Wars, Batman, aviones de colección, cómics, automóviles y hasta un ascensor. El precio más alto por producto lo pagó una empresa minera que se adjudicó un lote de maquinaria por $11.371.000 millones.

Así como llegaron grandes empresas a la puja también lo hicieron comerciantes menores como Álvaro Ramírez, de la comuna Quillota, quien se llevó diez lotes de mercancías. “He venido antes, pero ahora me fue bien porque me pude llevar varios lotes. Me llevé un lote de oro, colecciones de aviones, una colección de Batman de aniversario, artículos de seguridad. Yo soy comerciante, compro y vendo todo, entonces, la mayor cantidad lo voy a vender y el oro lo voy a dejar como patrimonio familiar”.

/gap