¿Cuánto tiempo se necesitaría para conducir un automóvil -no un vehículo capaz de alcanzar velocidades de 30.000 kilómetros por hora como la nave Venus Express- para viajar a Venus?

La respuesta la tiene un profesor de Física de la William & Mary University, Eugeniy E. Mikhailov, quien centra su investigación en las mediciones cuánticas mejoradas.

Según Mikhailov, si el peso del vehículo incluyendo los pasajeros, el consumo de combustible y la distancia a Venus era la justa, un coche a una velocidad constante de 90 kilómetros por hora podría llegar a Venus en aproximadamente 50 años.

“Primero, vas a necesitar un cohete con suficiente combustible que pueda producir suficiente fuerza para levantarte y tu carga útil de pasajeros y equipo necesario para el viaje fuera de la superficie de la Tierra”- ha dicho el profesor en un comunicado- “Además, el combustible necesario para el resto del viaje para controlar y perpetuar el movimiento a través del espacio es muy importante, el oxígeno, la comida y el agua también deben estar disponibles, así que tendrás que empaquetar tus pertenencias de forma adecuada”.

DIFICULTADES: DISTANCIA Y TEMPERATURA

Pero, teniendo en cuenta las diferentes velocidades de traslación de los dos planetas respecto al Sol, la distancia entre Venus y La Tierra aumenta a medida que pasan los años. “En su mayor distancia, la distancia de Venus puede ser de 250 millones de kilómetros, por lo que hay que contar con el momento en que los dos planetas se encuentren en su distancia más cercana”, asegura Mikhailov.

De todos modos, la verdadera complicación tiene que ver con la temperatura del planeta, demasiado caliente para albergar vida humana. Ni siquiera el equipo utilizado para facilitar el ambiente de trabajo soportaría tanto calor. “Piensa en lo caliente que está tu horno cuando cocinas galletas a una temperatura promedio de unos 200ºC”- ha explicado el físico -“Bueno, el doble de esa cifra es la temperatura en Venus”.

Algo que sí amenizaría la estancia en Venus es, tal y como ha afirmado Mikhailov, la gravedad del planeta. “El tirón gravitatorio en la superficie de ese planeta es aproximadamente 90 por ciento del de la Tierra. Eso significa que podríamos saltar un poco más alto y caminar un poco más fácil”, asegura.

/psg