El desempleo seguirá creciendo y rondará el 11% en el segundo trimestre, mientras que la inflación también continuará aumentando y terminará el año en torno al 35%, aseguró un informe del banco BBVA.

Según el estudio, el leve crecimiento que tendrá la economía “será insuficiente para reactivar el empleo y la oferta de trabajadores continuará creciendo por encima de la demanda”.

A causa de esto, “el desempleo trepará gradualmente hasta valores cercanos al 11% en el segundo trimestre, lo cual puede moderar las demandas salariales de cara al proceso de paritarias que arrancará en los próximos meses”.

“En el contexto actual de alza de las expectativas de inflación, es probable que las tasas se mantengan elevadas la mayor parte del año, lo cual introduce un sesgo a la baja en nuestras previsiones de crecimiento”, señaló.

Así, la proyección es que en 2019 haya una contracción de la actividad económica de 1,2% (dos décimas más que en el informe anterior) debido a la política de mayor endurecimiento monetario.

Recién en el cuarto trimestre “la economía estará creciendo al 2,1% interanual, con un consumo privado subiendo al 3,9%”. Una vez pasadas las elecciones, “es de esperar que la economía crezca 2,5% en 2020 pese a la política fiscal contractiva, en la medida que se recupere la inversión, el consumo privado y la demanda externa”.

Por otra parte, para el BBVA el tipo de cambio se “devaluará en línea con la inflación”, por lo que al cierre del año la cotización del dólar se ubicaría en torno a $ 49.

El escenario cambiario lucirá “más distendido” en los próximos meses porque las exportaciones agrícolas aportarán aproximadamente US$ 4.500 millones más que la campaña anterior y el Tesoro estará vendiendo US$ 60 millones por día.

Por último, cualquiera sea el ganador de las elecciones, “la gestión de la economía en 2020 requerirá continuar cumpliendo los compromisos fiscales y monetarios contraídos con el FMI, para poder acceder a los mercados de crédito”.

/psg