Los víctimas del caso Maristas interpondrán durante los próximos días una demanda civil en contra de la congregación del mismo nombre y el colegio perteneciente a ella, el Instituto Alonso Ercilla, por los eventuales abusos ocurridos dentro del mismo colegio.

Isaac Givovich, ex alumno del colegio anunció, “Le hemos encargado a nuestros abogados todas las acciones que busquen verdad, justicia y reparación. La verdad llegó con el informe canónico a la justicia, y la reparación, tal como nos conminó monseñor  Scicluna, llegará por la vía de la acción civil. Esperamos que los Maristas no actúen como actuó la Iglesia de Santiago con el caso Karadima, dilatando durante años el proceso, y tomen como ejemplo a monseñor Celestino Aós”,  Givovich  es uno de los denunciantes del ‘hermano marista’ Adolfo Fuentes.

Los denunciantes y abogados tienen en sus manos antecedentes respecto de la investigación, entre los cuales figura el expediente canónico realizado por el elaborado por el cura  David Albornoz. En dicho documento se especifica, en la página 433, una síntesis de la personalidad de Adolfo Fuentes, conclusiones y sugerencias: “Es conveniente que no trate con niños ni adolescentes, ni acompañamiento a adultos debido a la pérdida de límites corporales, de identidad e intergeneracional con otros. La personalidad de Adolfo es incompatible con la vida religiosa y el apostolado a personas vulnerables”.

Hace quince meses, la Congregación de los Hermanos Maristas, instruyó una investigación canónica contra siete hermanos y sacerdotes, que habrían cometido una serie de abusos sexuales, a partir de los años ’70 y la década del 2000. Entre los nombres involucrados figura el de Cristian Pretch y el ya mencionado Fuentes, en Santiago, mientras que en Quillota, en el Instituto Rafael Ariztia, al menos cuatro estudiantes habrían denunciado al ‘hermano’ Luis Cornejo.

/carolina braun