El expresidente de Perú Alan García fue ingresado en un hospital en estado “crítico” después de disparase en el interior de su casa cuando iba a ser detenido por la policía en el marco de las investigaciones por la presunta trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht. Los agentes lo han trasladado de inmediato al hospital Casimiro Ulloa de Miraflores, a solo 600 metros del domicilio. García estuvo al frente del Ejecutivo peruano en dos mandatos: de 1985 a 1990 y de 2006 a 2011.

“Esta mañana ha sucedido este lamentable accidente: el presidente tomó la decisión de dispararse”, dijo a periodistas su abogado Erasmo Reyna en la puerta del Hospital de Emergencias Casimiro Ulloa, en Lima. El hospital indicó que García, de 69 años, tiene “una herida de bala en la cabeza” y está siendo operado.

García al ver que la policía entraba a su vivienda, se habría encerrado en su habitación y tras hablar con sus abogados, se disparó. Los agentes al ingresar al lugar se encontraron con el exmandatario herido y lo trasladaron a un hospital.

Desde el hospital Casimiro Ulloa indicaron que García fue ingresado tras disparar en la cabeza, siendo operado de urgencia en dicho recinto.

El medio añadió que la orden también incluye al ex secretario de Palacio durante su segundo gobierno, Luis Nava, y el empresario Miguel Atala, cercano a García.

Por su parte, América Noticias reportó que el ex mandatario estaría en estado de coma.

noticia en desarrollo

/carolina braun