El llamado de Piñera no sorprendió del todo. El Presidente buscaba a alguien de confianza, con perfil técnico y que conociera el trabajo Hacienda para comenzar desde el primer día. Rodrigo Cerda, exdirector de Presupuestos calzaba con lo que se buscaba.

El lazo con el mandatario se forjó durante su primer gobierno. En ese entonces, Cerda llegó como asesor macroeconómico y jefe de asesores de Hacienda cuando Felipe Larraín era ministro. El trabajo desarrollado para enfrentar los efectos del terremoto de 2010 estrechó sus vínculos.

El nuevo titular de las finanzas públicas estudió su educación básica y media en la Alianza Francesa. Fue compañero de generación del saliente ministro Ignacio Briones. Su infancia la desarrolló en Ñuñoa y viene de una familia de clase media.

Su padre era profesor de inglés en la Universidad de Santiago y su madre de Física y Química en la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación. Sus cercanos lo definen como “hijo de la meritocracia”.

Quienes lo conocen desde su época universitaria lo describen como un alumno de bajo perfil hasta que cursó cuarto año de Ingeniería Comercial en la Universidad Católica. Ahí en la cátedra que dictaba Juan Eduardo Coeymans comenzó a sobresalir dentro de sus pares.

En esa época, su círculo era más cercano al pensamiento demócrata cristiano. Su grupo de amigos estaba conformado por el exministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, el exministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga y el expresidente del Metro Clemente Pérez. Fue también compañero de generación de Briones.

Luego de su estadía en la UC emprendió viaje a Estados Unidos para estudiar su doctorado en Economía en la Universidad de Chicago. Entre 1998 y 2003 estuvo dedicado a esa tarea. En ese período tuvo cercanía con el premio Nobel de Economía Gary Becker, y el economista y uno de los más reconocidos profesores de esa universidad, Kevin Murphy, quien fue su director de tesis: Incentivos económicos para la creación de nuevos medicamentos en el mercado farmacéutico.

Con ambos comenzó a escribir sus primeros documentos que lo fueron acercando a las políticas públicas. Sus cercanos afirman que su paso por Chicago lo marcó profesionalmente y lo acercó al pensamiento de la centro derecha.

A su regreso a Chile, en 2004, volvió al Instituto de Economía de la UC. Si bien conocía a Felipe Larraín, porque le hizo clases en pregrado, su vínculo se estrechó comenzando a hacer paper juntos.

En el segundo gobierno de Piñera asumió la Dirección de Presupuestos hasta diciembre de 2019. En su renuncia argumentó razones familiares. Actualmente es académico de la Universidad Católica e integrante del directorio de Codelco.

Su círculo cercano

Sus redes son más técnicas que políticas y su círculo cercano lo integran la consejera del Banco Central, Rosanna Costa; el economista Aldo Lema, el exministro Larraín. También el profesor asociado de la Universidad de Maryland e investigador de Clapes UC, Sergio Urzúa, el decano de la Facultad de Economía y Empresas de la Universidad Diego Portales, Mauricio Villena, el expresidente de la CPC, Alfonso Swett y los economistas Rodrigo Vergara, Gonzalo Sanhueza y José Ramón Valente.

Sus mentores en la universidad fueron los economistas Juan Eduardo Coeymans, Francisco Rosende, y Álvaro Donoso.

También quienes lo conocen afirman que tiene buena relación y “respeto profesional” con los economistas de centro izquierda: Rodrigo Valdés, Alejandro Micco, José De Gregorio, Luis Felipe Céspedes, Manuel Marfán y Óscar Landerretche entre otros.

En el plano político comentan que tiene buena relación con los parlamentarios de su sector en particular con los senadores Rodrigo Galilea (RN), Ena von Baer (UDI), José García Ruminot (RN), Juan Antonio Coloma (UDI) y Manuel José Ossandón ( RN)

Con la oposición forjó buenas relaciones con el senador Ricardo Lagos-Weber (PPD), Carlos Montes (PS), Juan Pablo Letelier (PS) y el diputado Pepe Auth.

Quienes han conversado con él afirma que viene con “el ánimo de ayudar al gobierno en el último año”. Sabe que es tiempo de urgencias y que las prioridades deben estar puestas en la crisis sanitaria, reactivación y reforma de pensiones.

Sus cercanos comentan que en los grandes temas puede “sentarse a conversar con personas como el diputado Daniel Núñez (PC) y Manuel Monsalve (PS)”.

En el plano familiar, Cerda este año cumple 23 años de casado con Mirtha Salazar. Tiene cinco hijos: dos mujeres y tres hombres que van de los 20 años hasta los 2 años.

Sus últimas entrevistas

En sus últimas apariciones advirtió que el alza en contagios del Covid-19 y las medidas de contención podría afectar la velocidad de la recuperación esperada para 2021.

En cuanto al presupuesto 2021 y la evolución de la deuda pública alertó sobre la proyección de 45% del PIB al 2024 que tenía la Dipres. “El nivel de deuda de 45% al 2024 tiene un claro riesgo de que sea más alto (…) es más bien un piso”.

Sobre el retiro del 10% de los fondos de pensiones sostuvo que “lo que hace en la práctica es disminuir nuestra capacidad de ahorro y eso impacta la inversión”.

/psg