La palabra “metabolismo” la solemos asociar, inmediatamente, a “adelgazar” o “alimentación”. Si una persona está muy delgada y come como una lima decimos que tiene mucha suerte porque tiene “el metabolismo rápido”, y viceversa si la persona no tiene la suerte de estar tan en forma. ¿Realmente sabemos qué es? ¿Son mitos y leyendas lo que solemos oír sobre él o está basado en algo real?

Primero, el metabolismo es el proceso que lleva a cabo tu cuerpo para convertir los alimentos que consume en la energía que necesita. Es un proceso vital para todos los seres vivos, no solo para los humanos, la energía que nuestro cuerpo obtiene cuando nos alimentamos, como Popeye cuando tomaba las espinacas. Sin embargo, ante los mitos que últimamente corren sobre este proceso, la nutricionista Nancy Farrell ha decidido dejar las cosas claras, en ‘Health’. ¿Cuánto hay de verdad y cuánto de leyenda?

Los delgados y el metabolismo

REALIDAD. Ya tenemos la idea preconcebida de que la gente muy delgada tiene el metabolismo acelerado. ¿Es verdad? “Más que del tamaño corporal deberíamos hablar de la composición”, explica Nancy. “Quiero decir con esto que no tiene que ver realmente con lo delgado que seas sino con la cantidad de músculo que haya en tu cuerpo. El músculo es más activo metabólicamente”.

El metabolismo es un proceso vital de todos los seres vivos, pero han surgido una serie de mitos y leyendas que deben aclararse

“Por ello levantar pesas es una de las mejores maneras de acelerarlo”, explica. “Cuanto más músculo tienes más calorías quemarás, aunque mucha gente comete el error de centrarse únicamente en hacer cardio”. Lo que no es verdad es que porque tengas el metabolismo acelerado puedas comer lo que quieras.

El metabolismo es genético

MITO. Al pensar que es genético, creemos que no puede cambiarse. Tus genes influyen, por supuesto, pero no afectan tanto como los hábitos y el estilo de vida, de acuerdo con Farrell. El ejercicio que haces y lo que comes son factores fundamentales, pero es verdad que algunas condiciones hereditarias como la enfermedad de Hashimoto (inflamación de la glándula tiroides bastante común) pueden hacerte subir de peso.

El picante acelera el metabolismo

REALIDAD. Aunque Farrell duda antes de responder. “Hay una idea interesante acerca de eso. Lo cierto es que la comida muy picante aumenta la producción de calor en nuestro cuerpo, lo que lleva a que se quemen más calorías, pero es un efecto que no dura para siempre. Aunque quizá es buena idea añadir una cucharada de chili verde o gengibre a la comida, a ver qué sucede”.

Comer comidas pequeñas es mejor

MITO. Hacer varias comidas pequeñas al día es mejor que tres normales, seguro que lo has oído en alguna ocasión. “Las nuevas investigaciones parecen apuntar que no” dice Farrell. “Cuando la gente escucha que puede comer varias comidas al día al final no las hace más reducidas. No pienses solo en las calorías, más bien en cuánto estás comiendo y en lo que estás comiendo”.

Cuando envejecemos…

REALIDAD. El metabolismo comienza a ralentizarse. Esto, desgraciadamente, es verdad. “En las mujeres se nota más a partir de los 50 años, con la menopausia. Los cambios hormonales hacen que aumente el peso alrededor del abdomen, las caderas y los muslos”.

“De todas formas”, apunta, “se puede controlar, no nos llevemos las manos a la cabeza. Como decía antes, los hábitos de vida tienen mucho que decir al respecto. Cuando llegamos a los 30 no significa que nos choquemos contra un muro y empecemos a engordar, no hay que preocuparse”.

/psg