Tras más de un año de discusión, el miércoles el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico -CPTPP y también conocido como TPP11- superó su primera valla en el Congreso, luego de que fuese aprobado por la Cámara de Diputados.

La iniciativa superó así el paso inicial de la tramitación legislativa y ahora quedó lista para ser revisada en el Senado, situación que fue celebrada por distintos gremios empresariales que respaldaron la firma del tratado.

En ese sentido, el presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), Alfonso Swett, declaró que “esta aprobación es una aprobación a la coherencia, una aprobación a una política de Estado”, aunque se mostró preocupado por “lo ajustado del resultado”. Esto, luego de que el proyecto fuera visado por 77 votos a favor, 68 en contra y dos abstenciones.

Por su parte, el timonel de la Federación de Productores de Frutas de Chile (Fedefruta), Jorge Valenzuela Trebilcock, señaló que “entendemos que la vocación por el comercio internacional que Chile ha desarrollado en estas últimas décadas, es la base por la que sectores productivos como el agro han podido crecer y convertirse en motor de diversas regiones”.

Asimismo, indicó que “la ratificación del CPTPP permitirá darle un empujón a las exportaciones silvoagropecuarias, incluyendo el rubro de la fruta fresca, que gracias a tratados de este tipo es capaz de generar 560 mil puestos de trabajo cada temporada, y enviar casi 3 millones de toneladas de fruta a los mercados, equivalentes a 5.800 millones de dólares”.

Debido a esto, Valenzuela pidió que en la Cámara Alta exista “una discusión parlamentaria que permita aprobar el CPTPP, para el bien del desarrollo de los rubros productivos de las regiones”.

En tanto, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Manuel Melero, manifestó que el respaldo al proyecto “es una poderosa señal de compromiso con la integración comercial, la apertura económica y la cooperación entre las naciones, principios que han orientado nuestra exitosa política comercial durante los últimos 30 años”.

“No nos cabe duda alguna de que este tratado ayudará al crecimiento económico de nuestro país y que sus normas en materia de medio ambiente, estándares laborales, apoyo a las pymes, cooperación económica, incorporación de las mujeres al comercio internacional, anticorrupción, comercio electrónico, compras públicas, entre otras, asegurarán que los beneficios de la apertura comercial lleguen a todos los sectores de la población”, agregó Melero.

Este acuerdo, suscrito en Santiago el 8 de marzo del año pasado, plantea un mercado de 498 millones de personas, esto es, el 13,3% de la economía mundial, con un PIB de US$10,6 billones, un 14,7% de la inversión; y un 15,5% de las exportaciones globales. El tratado fue suscrito por Chile, Australia, Brunei, Canadá, México, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

/psg