El frío otoñal de Santiago que recibió a Juan Pablo Letelier (PS) -cuando llegó a Chile tras estar desde comienzos de abril en Doha (Qatar) y en El Cairo (Egipto)- es inversamente proporcional a las altas temperaturas que se viven al interior del Partido Socialista. Porque lo que comenzó como una reunión que generaba suspicacias en algunos sectores, hoy se convirtió en una verdadera guerra en la colectividad de calle París.

Y no protagonizada por cualquiera, sino por los barones del PS. Aquella “casta” de influyentes dirigentes que tienen un linaje en el socialismo, que va de la mano de influencias… y votos. Si bien algunos de ellos están más retirados de la vida partidista -como Jaime Gazmuri o Ricardo Núñez- otros mostraron ayer su presencia y peso. Fue el caso de Camilo Escalona, Carlos Montes y Ricardo Solari, quienes fueron en contra de otro barón, Juan Pablo Letelier.

Ayer, el senador -que lleva 30 años como parlamentario en la VI Región y donde es conocida su influencia- pasó por televisión, diarios y radios para dar su versión tanto de la reunión que sostuvo en noviembre con el fiscal nacional, Jorge Abbott, como de la foto que salió a la luz acompañado de integrantes del Poder Judicial de O’Higgins. Sobre su cita de fines del año pasado -de la que informó Ciper el 26 de marzo- Letelier dijo que la solicitó porque “estaba preocupado por el nivel de conflicto entre los jueces con la fiscalía”, como planteó en Cooperativa. En La Tercera, en tanto, agregó que hablaron de los “dimes y diretes que había en la región”.

Aparecen las aves carroñeras y en mi partido también las hay. Tenemos diferentes sectores políticos, estamos en medio de iniciar un proceso electoral”, dijo el senador Letelier.

Acerca de la fotografía que dio a conocer radio Bío Bío donde aparece, en 2016, junto a varios de los jueces hoy investigados, el parlamentario dijo: “Yo me saco fotos con mucha gente, voy a actividades que me invitan en mi región” y atribuyó esto a una operación política.

También tuvo su versión sobre el requerimiento que presentó en el Tribunal Supremo del PS, el ex concejal y militante del Partido Socialista Comunal Rengo, Sergio Roldán. Sobre la solicitud, que incluye la suspensión de su militancia, Letelier la minimizó. Y apuntó sus dardos a la Nueva Izquierda, sector del socialismo que no comulga con el parlamentario, quien integra el Tercerismo. “Aparecen las aves carroñeras y en mi partido también las hay. Tenemos diferentes sectores políticos, estamos en medio de iniciar un proceso electoral”, dijo el senador. E identificó a quienes él dice estar detrás de una operación: “Son parte de la Nueva Izquierda, el Tribunal Supremo deberá conocer los antecedentes y si consideran que son admisibles me invitarán a conversar, yo iré a conversar (…). Esto es parte de los codazos que a veces se dan”. 

El senador Letelier utiliza el término ‘aves carroñeras’ sobre las personas detrás, y alude al sector que me ha correspondido liderar dentro del partido (…). Quiero desmentir enfáticamente esa afirmación, incluso me parecen desafortunadas porque hace una imputación fuera de lugar”, dijo ayer el ex presidente del PS, Camilo Escalona.

Y fue entonces cuando se agrandaron los problemas para el legislador. “Lo están dejando solo”, dicen quienes conocen el socialismo por dentro. Quienes están al tanto de la dinámica de la colectividad subrayan que el error del senador fue responder señalando a un sector que tiene integrantes “con nombre y apellido”. De ahí que fuera lógico que salieran a defenderse. Pero el asunto fue más allá, y para alejarse de cualquier posible vínculo que pueda aparecer de la “caja de Pandora” en que se está convirtiendo la trama de la Corte de Apelaciones de Rancagua, representantes de los diversos lotes optaron por desmarcarse del parlamentario.

Camilo Escalona, líder de la Nueva Izquierda, señaló: “El senador Letelier utiliza el término “aves carroñeras” sobre las personas detrás, y alude al sector que me ha correspondido liderar dentro del partido (…). Quiero desmentir enfáticamente esa afirmación, incluso me parecen desafortunadas porque hace una imputación fuera de lugar”, dijo a Emol TV el ex senador. Y agregó: “Él puede ir al Tribunal Supremo cuando lo inviten y aclarar los hechos. Pero no corresponde que él haga ese tipo de imputaciones. E incluso más, me parece que está haciendo una presión que no corresponde sobre el Tribunal Supremo del partido”. 

Él tiene una forma de hacerlo (trabajar) en Rancagua que es bien singular. A la luz de lo que ha ocurrido después y esta hipótesis que hay de delitos que han cometido (los magistrados de la VI Región), sin duda que no ha sido muy atinado”, comentó el senador Carlos Montes.

Estas declaraciones, comentan en el PS, son un ejemplo de cómo el mismo representante de O’Higgins agrandó el tema al interior del partido. Esto porque quienes conversaron con Escalona la semana pasada, señalan que el ex presidente del Partido Socialista veía una pelea más concentrada entre Letelier y Osvaldo Andrade. Ello, porque este último fue quien la semana pasada cuestionó al parlamentario. Pero esta vez, tras ver que su sector era aludido, Escalona optó por salir a enfrentarlo. “Yo fui diputado y senador y nunca tomé una iniciativa de esa naturaleza (por reunión con Abbott), porque en democracia hay que ser celoso en el resguardo de la independencia de los poderes del Estado. (…) Esas reuniones no corresponden”, subrayó.

Lo principal es que se aclare bien la reunión con el fiscal, es lo relevante para el país porque tiene que ver con la relación de los poderes del Estado”, apuntó ayer Ricardo Solari, integrante también de la corriente del Tercerismo, como Letelier.

En el mismo tono habló el ex presidente del Senado, Carlos Montes quien integra el lote de los “Renovados”. En Pauta cuestionó el “estilo de Letelier” y criticó su reunión con el fiscal nacional: “Hay formas de trabajar y yo no hago esas cosas, él tiene una forma de hacerlo en Rancagua que es bien singular (…). A la luz de lo que ha ocurrido después y esta hipótesis que hay de delitos que han cometido, sin duda que no ha sido muy atinado”.

Y desde su mismo sector, del Tercerismo, habló el ex ministro Ricardo Solari“Lo principal es que se aclare bien la reunión con el fiscal, es lo relevante para el país porque tiene que ver con la relación de los poderes del Estado y la explicación que leí que Juan Pablo fue a conversar con el fiscal por ‘dimes y diretes’… eso tiene que ser aclarado no solo por el senador sino que también por el fiscal, porque hay que ver si de ahí se derivó alguna consecuencia, alguna acción”.

Y agregó: “En el Tribunal Supremo creo que es muy difícil configurar algún tipo de infracción, a no ser que alguna consecuencia derivada de esa reunión tenga algún tipo de efecto, que pueda ser considerado una falta a la ética”.

/gap