Las 17 bases militares que mandó a ubicar el régimen de Nicolás Maduro en la frontera colombo-venezolana para combatir grupos paramilitares, tendría otra finalidad que podría fortalecer a las guerrillas. Así lo expone la fundación Insight Crime, dedicada al estudio de la vida criminal en América Latina.

A lo largo de 190 kilómetros se ubicaron estas bases comandadas por el general José Leonardo Noroño, dedicado exclusivamente a la vigilancia de la frontera y sancionado por Estados Unidos, con el equipo suficiente para responder cualquier acción, así lo advirtió el protector del estado de Táchira y ex policía, Freddy Bernal.

El despliegue tiene el supuesto objetivo de combatir el narcotráfico y las organizaciones ilegales.

El despliegue tiene el supuesto objetivo de combatir el narcotráfico y las organizaciones ilegales.

Según el miembro del régimen chavista, quien también está sancionado por la justicia norteamericana, la instalación de esas bases es una respuesta a las agresiones del gobierno de Iván Duque, al que denominan “narcogobierno”, con apoyo de estructuras paramilitares “con la intención de desestabilizar” la dictadura de Maduro, según reseñó Insight Crime.

Los oficialistas venezolanos, incluso, hablan de que estas organizaciones armadas buscan ingresar cocaína y marihuana a Venezuela para usar su territorio como ruta de tráfico. Ello, aunque está comprobado por las autoridades que las guerrillas que actúan con el auspicio del gobierno de Maduro se dedican a estas actividades ilícitas, e incluso oficiales de la Guardia Nacional Bolivariana.

Grupos irregulares, tanto paramilitares como guerrillas, manejan los negocios ilícitos en las trochas o pasos ilegales de migrantes en la frontera. REUTERS

Grupos irregulares, tanto paramilitares como guerrillas, manejan los negocios ilícitos en las trochas o pasos ilegales de migrantes en la frontera. REUTERS

Para sostener su argumento, el régimen de Maduro ha dicho que ha capturado paramilitares que están suministrando información sobre un supuesto plan terrorista ordenado por el gobierno de Duque. Y el pasado 23 de marzo anunciaron la captura de Wilfrido Torres Gómez, alías “Necoclí”, cabecilla de la banda criminal colombiana Los Rastrojos, y que también participada de ese operativo para atacar a Venezuela.

Insight Crime destaca que mientras el régimen de Maduro dice estar atacando a grupos paramilitares en la frontera, no sucede lo mismo con las guerrillas que hacen presencia en territorio venezolano como el ELN y las disidencias de las FARC, quienes trabajan apoyando el régimen según han denunciado organizaciones sociales del vecino país.

El ELN es una de las organizaciones armadas con presencia en Venezuela y apoyadas por el régimen de Maduro.

El ELN es una de las organizaciones armadas con presencia en Venezuela y apoyadas por el régimen de Maduro.

Lo que sostiene la fundación es que más que combatir los grupos irregulares que operan en la frontera, esas bases militares responden a una estrategia de protección contra la presión militar colombiana. Por el contrario, denuncian que la acción de estas organizaciones armadas y su presencia se ha expandido y fortalecido en territorio venezolano.

/gap