Un escenario menos auspicioso para la economía chilena proyectó el Consensus Forecasts de abril, que corrigió a la baja la previsión para el PIB 2019 desde 3,4% a 3,2%, dando cuenta de los ajustes que los analistas de mercado siguen haciendo respecto del dinamismo doméstico y que también se han visto reflejados en la Encuesta de Expectativas del Banco Central, que en su última entrega arrojó un 3,3%.

Este recorte en las cifras es reflejo del débil inicio de año tras los Imacec de enero (2,4%) y febrero (1,4%), y las expectativas para marzo, que anticipan que el primer trimestre será el más bajo de 2019, con una expansión incluso menor de 2%, en un contexto además donde el FMI ha disminuido en tres ocasiones consecutivas sus previsiones de crecimiento para el mundo.

Este 3,2% reportado por el Consensus Forecasts, se ubica 6 décimas por debajo de la proyección oficial de Hacienda (3,8%), que el mismo ministro Felipe Larraín ha reconocido difícil de alcanzar; también es inferior a la del FMI (3,4%); y cercano al piso del rango proyectado por el Banco Central en el Ipom de marzo, de 3%-4%. Para el próximo año, la previsión también descendió de 3,4% a 3,3%, igual expansión estimada para 2021. Con ello, el crecimiento promedio de la administración de Sebastián Piñera sería de 3,5%.

/gap