Al interior de Chile Vamos reconocen que esta semana marcó un antes y un después en la carrera presidencial del sector tras las críticas cruzadas entre la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei y el expresidente de Banco Estado, Sebastián Sichel.

La primera acusó al presidenciable independiente de ser el candidato de los empresarios, de LyD y de ”políticos que no quieren perder poder” (varios leyeron alusiones a Andrés Chadwick y a Andrés Allamand en esa línea). Recogiendo el guante, el exministro de Desarrollo Social sacó a colación los escándalos de espionaje político y la caratuló de “política noventera”.

En definitiva, quedó claro que el fair play en la presidencial de Chile Vamos quedaba en entredicho.

En el entorno de Sichel reconocen que las relaciones del presidenciable independiente con el resto del sector están frías. Fuera de la disputa pública con Matthei, con Mario Desbordes no ha habido contactos desde que ambos dejaron el gobierno el 17 y 18 de diciembre, respectivamente. Y con Evópoli la relación sigue siendo prácticamente inexistente, salvo un par de conversaciones telefónicas con Hernán Larraín Matte para abordar el tema de los constituyentes.

Distinto es el caso con el alcalde de Las Condes Joaquín Lavín, quien a estas alturas es el único presidenciable del sector que habla regularmente con Sichel.

En el entorno de Lavín reconocen que el presidenciable UDI ha optado por mantener una relación fluida con todos los presidenciables de Chile Vamos, incluido el exministro de Desarrollo Social que genera suspicacias en un amplio sector de la UDI, RN y Evópoli, sobre todo por las señales que ha dado de estar dispuesto a llegar directamente a la primera vuelta presidencial.

A principios de enero Lavín tomó el teléfono para contactar a Sichel y compartir con él su decisión de no ir a la reelección por Las Condes. En el entorno del expresidente de BancoEstado aseguran que a esa conversación telefónica se sumó un almuerzo que ambos sostuvieron en la municipalidad de Las Condes el 4 de enero, ocasión en que Lavín habría compartido con el abogado exDC y exCiudadanos las razones de su cambio de planes.

En el entorno de Lavín reconocen que hubo contactos, aunque acotan que el edil también tuvo el mismo gesto con Matthei y Desbordes porque se ha planteado una campaña sin roces innecesarios.

Esa no fue la única ocasión en que Sichel y Lavín han compartido impresiones sobre la campaña presidencial del sector. Cercanos al primero aseguran que solo este mes se han reunido alrededor de tres veces y mantiene contacto telefónico fluido.

Lavín y Sichel, según asegura un personero oficialista que conoce a ambos, no se conocían ni mantenían ningún tipo de contacto hasta que Sichel fue nombrado como ministro de Desarrollo Social en junio de 2019.

En esa oportunidad el nuevo ministro llamó por teléfono a Lavín para preguntarle por su experiencia en esa cartera y para escuchar su consejo. Desde ahí, ambos mantendrían un diálogo medianamente fluido y que habría ido incrementándose el tiempo.

/psg