La ministra vocera de Gobierno, Cecilia Pérez, abordó esta mañana a la crisis que afecta al Ministerio Público y al Poder Judicial a raíz del llamado caso jueces de Rancagua.

Además de los supuestos actos de corrupción por los que son investigados los tres magistrados de la Corte de Apelaciones de esa ciudad, se sumó la acusación del fiscal de O’Higgins, Sergio Moya, en contra de su superior jerárquico, el regional Emiliano Arias, respecto a una presunto responsabilidad en cuatro irregularidades.

“El Poder Judicial es demasiado importante para la democracia, para la democracia de nuestro país, y por eso frente a la confianza que los propios ciudadanos tienen que tener con las instituciones, creemos que dado la gravedad de lo que está sucediendo en Rancagua con tres magistrados suspendidos, un fiscal investigado, las premuras en las investigaciones y la transparencia debe ser efectiva”, sostuvo Pérez.

Por ello, aseguró que “como Gobierno estamos estudiando el sistema por el cual se eligen, se designan, se evalúan y se controlan tanto jueces como fiscales”.

“Creemos que tiene que existir eventualmente un cambio en estas designaciones, evaluaciones y controles”, agregó.

Seguido de ello, insistió, “estamos evaluando el sistema de designación, evaluación y control de jueces y fiscales que va a determinar finalmente si provocamos un cambio, a través de una presentación de un proyecto de ley y eso está en manos del Ministerio de Justicia”.

/psg