Johanna Hernández, acusada por el asesinato del profesor Nibaldo Villegas, renunció este lunes al derecho de guardar silencio durante la etapa de juicio oral. En la ocasión, la mujer aprovechó la tribuna para excusarse: “Les pido perdón a a la familia, siento mucho su dolor”.

Pero antes, la ex pareja del docente apuntó con sus palabras a Francisco Silva, también imputado en este caso, a quien le adjudicó la responsabilidad de este crimen.

“Francisco empezó con el asunto de que Nibaldo no tenía que existir, tenía que desaparecer. No le tomé importancia”, dijo Hernández.

Según el testimonio de Hernández, ella no le tomó importancia a lo que decía Silva ya que -aseguró- él ejercía violencia en la pareja: “porque los que le pegan a nosotras son muy machitos, pero con otros hombres se achunchan (sic)”, dijo.

“Manejaba mis claves de Facebook, incluyendo el Poder Judicial. Cualquier cosa que no le gustaban, eran golpiza. No denuncié porque sentía culpa. Francisco me hizo un contrato de sumisa. Decidía qué ropa me ponía y con quien hablaba”, agregó.

Por otro lado, Hernández aseguró que el plan de la pareja era drogar a Nibaldo Villegas y hacer pasar aquello como un suicidio. Para este fin, al docente se le suministró clonazepam. Sin embargo, inesperadamente despertó, por lo que Silva habría resuelto ir a buscar un cuchillo para darle muerte al profesor. Posterior a ello, y con el asunto fuera de control, se habría decidido descuartizar el cadáver.

Por su parte, el abogado de Johanna Hernández, Leandro Díaz, anunció que pedirá la absolución completa de su defendida: “Hay elementos y situaciones que solo van a presumir cosas, pero nada de hechos. Pediremos la absolución completa de Johanna. El Ministerio Público no podrá demostrar los cargos que acusa”.

/psg