Una triste e impactante noticia se produjo este lunes en el fútbol argentino, donde lloran la repentina muerte del otrora mediocampista de Boca Juniors Julio César Toresani, más conocido como Huevo.

Según informó Olé, “Julio César Toresani fue encontrado muerto en el predio de la Liga Santafesina de Fútbol, en el 10.000 de la calle Aristóbulo del Valle, donde vivía desde hace dos meses. Si bien los peritos están estudiando las causas del deceso, tras una visita de urgencia al hospital José María Cullen durante la última semana para una desintoxicación, trascendió que el Huevo sufría de un severo cuadro depresivo por problemas familiares y laborales”.

Además, en La Nación cuentan la serie de problemas que atravesó el entrenador en el último tiempo: “Toresani venía protagonizando una serie de hechos que anunciaban este triste final. Deprimido por su situación familiar -estaba separado y alejado de su exmujer y sus cuatro hijos-, por el deterioro patrimonial como consecuencia de esa separación y la falta de trabajo, el exjugador de Unión, Colón, Boca, River e Independiente, había intentado suicidarse hace dos semanas ingiriendo pastillas, pero la rápida intervención del personal de servicios de la Liga logró trasladarlo al Hospital Provincial “Dr. José María Cullen” donde fue sometido a un lavaje de estomágo, recuperándose 72 horas después”.

El Huevo, que murió este lunes a los 51 años, pasó por el fútbol chileno entre 2000 y 2001, porque defendió la camiseta de Audax Italiano.

/gap