En su última misión al satélite Titán antes de quedar desintegrada por la atmósfera de Saturno en septiembre de 2017, la sonda de la NASA Cassini obtuvo nuevos datos sobre su lagos de metano, que entre otras características, son más profundos de lo que se creía.

Los informes ‘Lagos profundos y ricos en metano’ y ‘El caso de los cambios estacionales de la superficie en el distrito del lago Titán’ fueron publicados en Nature Astronomy y detallan las cualidades tanto de los lagos como de sus ciclos de hidrocarburo.

El primero de ellos, liderado por Marco Mastrogiuseppe, científico de radar de Cassini del Instituto de Tecnología de California (EE.UU.), precisa que los lagos del satélite de Saturno pueden tener más de cien metros de profundidad y su composición está dominada por el metano.

Imagen del lago Ontario, de Titán. / NASA/JPL-Caltech

Allí, además, el ciclo del hidrocarburo es similar al que ocurre con el agua en la Tierra, ya que la evaporación en las zonas ecuatoriales forma nubes que causan precipitaciones y generan ríos que desembocan en los lagos de las regiones polares.

“Cada vez que hacemos descubrimientos en Titán, Titán se vuelve más y más misterioso”, afirmó Mastrogiuseppe, quien agregó que la nueva información podría aportar “una respuesta a preguntas clave”. “Podemos entender mejor la hidrología de Titán”, señaló.

Otra confirmación a la que llegaron los especialistas es que no solo poseen metano los grandes lagos del norte del satélite, ya que este también está presente en los más pequeños, donde los científicos creían que iban a encontrar etano, un hidrocarburo más pesado.

Ríos que desembocan en lagos de la región polar norte de Titán. / NASA/JPL/USGS

La misma región, pero con diferencias

La información aportada por la sonda de la NASA también permitió a los científicos descubrir las grandes diferencias existentes en la región polar del norte del satélite. En su sector occidental hay lagos pequeños, algunos de los cuales no poseen más de 16 kilómetros de ancho, y se ubican sobre el nivel del mar, entre mesetas y colinas. En cambio, en la zona oriental hay grandes mares con cañones e islas que no están a altura.

“Es como si miraras el Polo Norte de la Tierra y vieras que América del Norte tiene una composición geológica completamente diferente para los cuerpos líquidos que la de Asia”, explicó Jonathan Lunine, de la Universidad Cornell (EE.UU.), quien colaboró con Mastrogiuseppe.

Lagos transitorios

En ‘El caso de los cambios estacionales de la superficie en el distrito del lago Titán’, Shannon McKenzie, científico planetario Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins, de Maryland (EE.UU.), analizó los lagos transitorios que tiene Titán y aseguró que podrían ser “cuerpos de líquido que en el transcurso de la temporada se evaporaron e infiltraron en el subsuelo”. Según concluyó, esto indica que debajo de la superficie podría haber reservorios de hidrocarburos líquidos.

/psg