Francisco Silva, uno de los imputados por el crimen del profesor Nibaldo Villegas, pidió perdón a la familia de la víctima en la segunda jornada de juicio oral del profesional, quien fue asesinado y descuartizado en agosto pasado en su casa en Villa Alemana.

Al declarar ante el tribunal, Silva apuntó a la responsabilidad de Johanna Hernández, esposa del docente, asegurando que ella tenía planificado el crimen y que ella fue quien lo asesinó.

Incluso, dijo que “Hernández utilizó el cuchillo y que ella había cercenado la primera parte del cuerpo y que él, por instrucción de la mujer, lo quemó y posteriormente tiró los restos al mar en el sector de Laguna Verde.

Además, dijo ante el tribunal que un abogado le dijo que “se hiciera el loco” para poder ser absuelto en este caso, recordando cuando fingió tener una enfermedad psiquiátrica.

Las palabras de Silva contrastan con las de Hernández, que ayer lunes dijo que él la tenía bajo un contrato de sumisión, que era víctima de violencia por parte del imputado y que fue él quien le dijo que Villegas debía desaparecer.

En el Tribunal Oral en lo Penal de Viña del Mar declaró este lunes, por más de dos horas, Johanna Hernández, en la primera audiencia de juicio por el crimen y descuartizamiento de Nibaldo Villegas. Al final de su relato, la imputada por parricidio pidió perdón a la familia de la víctima y aseguró que “la pérdida de él es una pérdida grande”.