La Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, encargada de analizar los proyectos sobre eutanasia o muerte digna y cuidados paliativos, aprobó la incorporación de la figura de suicidio asistido como alternativa a la eutanasia.

El procedimiento deberá ser supervisado por un profesional de la salud.

“El suicidio asistido que consiste en que el médico va a entregar a la persona los medios para que él lleve adelante su voluntad de la muerte por enfermedades terminales, con dolor intratable, etc. El punto más importante que se discutió fue que debe existir siempre supervisión”, explicó en detalle el presidente de la comisión, el diputado Ricardo Celis (PPD).

Para que una persona pueda optar al suicidio asistido, deberá estar diagnosticado en estado de salud terminal o en estado de sufrimiento físico o mental constante e insoportable, determinado por al menos dos médicos competentes. Además, deberá ser mayor de edad, encontrarse con sus plenas facultades mentales y expresar de manera voluntaria, razonada, reiterada y libre de presión su postura.

El diputado Vlado Mirosevic, uno de los impulsores del proyecto, declaró al medio que “nosotros ya aprobamos la participación directa del médico en la materialidad de practicar la eutanasia. Por lo tanto, lo lógico es que aprobemos la participación indirecta, que podría tener menos problemas éticos y menos niveles de objeción de conciencia”.

En tanto desde el oficialismo, el diputado Andrés Celis manifestó que le parecía aberrante la posibilidad de que se legisle el suicidio asistido. Por su parte, Jaime Bellolio comentó que “tal como está quedando, esta sería la ley más abierta en el mundo”.

Dentro de la próxima semana será analizada la propuesta impulsada por diputados del Frente Amplio que pretende ampliar la brecha etaria, y de aprobarse incluiría, a adolescentes desde los 14 años siempre y cuando cuenten con la autorización de su tutor legal. Si se rechaza la iniciativa, la oposición manifestó que insistirán en incluir a los más jóvenes, pero a contar de los 16 años, lo que podría tener mayor aprobación al ser una medida intermedia.

/carolina braun