La mañana de este miércoles, el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago sobreseyó al excandidato presidencial Marco Enríquez-Ominami por los delitos tributarios que se le imputaban en el marco del denominado Caso OAS. Para esto, fundamentó su decisión en la inexistencia de una querella por parte del Servicio de Impuestos Internos (SII), que sería el único organismo facultado para ejercer acciones penales por estos hechos.

En lugar de ME-O, la entidad tributaria sólo buscará condenar a su exasesor de campaña, Cristián Warner, para quien se piden 4 años de cárcel.

Sin embargo, el tribunal rechazó sorbreseerle de los cargos en su contra por fraude al fisco. Por ese ilícito, el exaspirante a La Moneda arriesga 5 años de cárcel, según la acusación del Ministerio Público.

Específicamente, se le acusaba de haber entregado facturas ideológicamente falsas en esta causa que instruye la fiscal de Alta Complejidad, Ximena Chong.

El tribunal también rechazó la reapertura de la investigación, solicitud realizada por el Consejo de Defensa del Estado, y el alzamiento del secreto bancario –con autorización judicial en su caso- de la cuenta en la que el excandidato presidencial pidió el depósito del financiamiento público de su campaña política, y una vez obtenida esa información, para la realización de un informe pericial que determine el destino de los dineros por concepto de financiamiento político.

/psg