Tras dar el batacazo y dejar fuera de competencia al alemán Alexander Zverev (3° del mundo), este jueves el chileno Nicolás Jarry (81°) eliminó en el ATP 500 de Barcelona, también conocido como el “Conde de Godó”, al búlgaro Grigor Dimitrov (43°) en otro duelo de infarto y que estuvo interrumpido por lluvia. El chileno se convirtió en cuartofinalista del certamen al remontar un 2-6 con parciales de 6-4 y 7-6 (2).

El “lucky loser” del torneo volvió a mejorar sobre la marcha para imponerse a un duro rival, que en su historial tiene el Torneo de Maestros de Londres y el Masters de Cincinatti del 2017.

El espigado valor nacional enfrentaba al decimotercer favorito y pese a que inició con un quiebre, sufrió tres golpes del europeo para derrumbarse y ceder la primera manga tras solo 29 minutos.

El segundo parcial comenzó similar, con el nieto de Jaime Fillol quebrando de entrada, pero esta vez pudo mantener su saque. Sobre el noveno juego tuvo cuatro opciones de llevarse el set con un break, pero acabó resolviendo con su propio saque en el décimo.

En el capítulo final las acciones estuvieron parejas y el partido se tuvo que detener 45 minutos por la lluvia con el marcador 2-3 a favor del búlgaro. En el reinicio, Jarry generó preocupación al acusar algunos mareos, pero consiguió volver enfocado, sobre todo con su saque, para forzar la definición en la “muerte súbita”.

En el tie break el nacional estuvo imparable. Inició con quiebre y luego repitió cuatro veces más para llevarse el partido tras 2 hora y 2 minutos.

Con este nuevo triunfo, Jarry volvió a meterse en unos cuartos de final de categoría ATP después de ocho meses, pues la última vez fue en agosto pasado en Winston Salem.

En busca de la semifinal, el criollo se medirá este viernes con el ruso Daniil Medvedev (14°), séptimo sembrado, quien a primer ahora eliminó al estadounidense Mackenzie McDonald por un cómodo 6-3 y 6-2.

Fuente: Al Aire Libre