Un niño de dos años murió en el hospital de Curacaví, Región Metropolitana, luego de haber ingresado con lesiones atribuibles a terceras personas.

De acuerdo con las primeras informaciones, el menor falleció producto de un paro cardíaco.

Pese a ello, los médicos realizaron la denuncia respectiva ante a la policía luego de constatar que el pequeño presentaba múltiples hematomas recientes y antiguos.

La Policía de Investigaciones realiza la diligencias para esclarecer el origen de las lesiones.