El mercado laboral tuvo en junio un crecimiento relevante respecto al mismo período del año pasado, debido a la baja base de comparación, pero se mantiene el estancamiento de los últimos meses, en un escenario en el que aún estaban activas fuertes restricciones de movilidad en el país.

De acuerdo a la Encuesta de Empleo del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), los ocupados llegaron en el trimestre abril-junio a 8.041.000, lo que equivale a un salto de 12,6% en 12 meses, cuando la pandemia estaba golpeando con más fuerza. Este número de personas con trabajo está aún 11,3% por debajo de los niveles previos a la crisis sanitaria (en febrero del año pasado), lo que implica que aún hay 1.022.000 empleos por recuperar.

Asimismo, respecto al trimestre inmediatamente anterior hubo un crecimiento desestacionalizado de solo 0,1%, que equivale a 6.868 nuevos empleos. De hecho, la tasa de ocupación (ocupados en relación a la población en edad de trabajar) alcanzó a 50,6%, exactamente el mismo nivel que el trimestre inmediatamente anterior.

En 12 meses, el aumento de los ocupados se debió principalmente a alzas en construcción (40,2%), comercio (13%) y alojamiento y servicios de comidas (37,6%). Todos estos rubros fueron de los más golpeados hace un año atrás.

Según orden de incidencia, lideraron la expansión trabajadores por cuenta propia (35,1%), asalariados formales (6,6%), salariados informales (17,4%), personal de servicio doméstico (15,7%), familiar no remunerado (7,0%) y empleadores (1,5%).

A pesar del acotado crecimiento de los puestos de trabajo, la tasa de desempleo llegó a 9,5%, bajando de los dos dígitos por primera vez desde abril de 2020. Esto, porque la fuerza de trabajo creció en 12 meses solo 9,2%, 3,4 puntos porcentuales menos de lo que creció el empleo. De todas maneras, hay cerca de un millón de personas que salió del mercado laboral cuando comenzó la pandemia que aún no regresan.

/psg