Por segundo trimestre móvil consecutivo la tasa de desempleo frenó la tendencia al alza y se mantuvo sin cambios frente a igual periodo del año anterior, mientras que el número de ocupados se expandió a un nivel mayor que el de la fuerza de trabajo.

La tasa de desempleo llegó a 6,9% en el primer trimestre, registrando el mismo nivel  anotado en los primeros tres meses de 2018 y anotando un leve aumento comparado con el 6,7% del periodo diciembre – febrero de este año, informó este martes el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

El nivel de desocupación además estuvo en línea con las expectativas mercado que había apostado por un 6,9%.

La mantención en el desempleo frente a igual periodo del año anterior se debió al incremento de 1,1% de la fuerza de trabajo, que fue levemente inferior a la variación de los ocupados, que subieron en 1,2%.

En el alza de los ocupados incidieron los sectores actividades de salud (8,2%), enseñanza (4,6%) y otras actividades de servicios (8,9%). Por su parte registraron retrocesos comercio, agricultura y pesca; y comunicaciones. Comercio se redujo 1,1%, por comercio y reparación de vehículos automotores y motocicletas. Agricultura y pesca cayó 1,9%, por cultivo de plantas no perennes (hortalizas, papas, lechuga, etc.). Comunicaciones descendió 8,2%, por actividades de
telecomunicaciones (TV por cable, satélite, telefonía, etc.).

Por categoría ocupacional incidieron principalmente, los asalariados formales (2,6%) y los trabajadores por cuenta propia (3,2%). Por su parte, se registraron disminuciones en los asalariados informales; familiar no remunerado; empleadores; y personal de servicio doméstico, los que anotaron descensos de 6,8%, 11,8%, 1,9% y 0,5% respectivamente.

En tanto, la tasa de desocupación desestacionalizada se redujo en 0,1 puntos, respecto al trimestre móvil anterior, situándose en 6,8%.

La tasa de ocupación informal fue 28,6%, descendiendo 0,5 puntos en doce meses. En igual período, los ocupados informales disminuyeron 0,7% incididos, principalmente, por los asalariados informales que bajaron en 6,8%.

La tasa de participación llegó a 59,5% y la tasa de ocupación se situó en 55,4%. Ambos indicadores decrecieron 0,4 puntos respecto a igual período del año anterior.

Tasa de presión laboral

En doce meses, se registraron incrementos de los iniciadores disponibles (9,4%), los desocupados (0,3%) y los ocupados que buscan empleo (0,4%), lo que implicó que la tasa de presión laboral alcanzara 12,8%, descendiendo 0,1 puntos.

El alza de los ocupados que buscan empleo se debió, exclusivamente, a los trabajadores por cuenta propia. Según sector, influyeron industria manufacturera y comercio. Entre las razones para buscar trabajo que más se destacó fue “para mejorar sus condiciones de trabajo”.

La tasa de presión laboral masculina fue 12,4%, y no registró variación anual, mientras que la femenina se situó en 13,5%, reduciéndose 0,1 puntos.

/psg