El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llevó la tensión al máximo con su vicepresidente, Mike Pence, luego de que este anunciara que no iba a evitar la certificación del resultado electoral que consagra como próximo presidente a Joe Biden.

“Mike Pence no tuvo el coraje para hacer lo que debía hacerse para proteger a nuestro país y nuestra Constitución, dando a los estados la posibilidad de certificar datos correctos y no los inexactos y fraudulentos que certificaron antes. ¡Estados Unidos demanda la verdad!”, escribió el presidente en su cuenta de Twitter, mientras la sesión en el Senado entraba en receso y Pence debía ser evacuado, luego de que un grupo de partidarios del Presidente ingresara a la fuerza en el Capitolio.

El tuit de Trump fue la última escalada del presidente estadounidense en su objetivo de desligitimar la victoria electoral de Joe Biden en las elecciones presidenciales de noviembre pasado. Luego de que las diferentes instancias judiciales descartasen sus denuncias de fraude por carecer de fundamento, sólo restaba que este miércoles el Congreso Nacional certificara la información recibida de los colegios electorales de cada estado y convalidara la elección de Biden por 306 electores a 232.

Fue entonces que en las últimas horas Trump redobló la presión sobre Pence, quien estaría a cargo de esa sesión. Era la última instancia. El presidente le pedía a su vice que no aceptara los votos electorales de los estados donde insiste que hubo fraude.

Pence respondió que no había base constitucional para hacer algo así.

/psg