Con sigilo, pero de manera intensa, el fiscal regional de Magallanes, Eugenio Campos, ha realizado una serie de diligencias en la investigación penal que se inició luego de que el persecutor de Rancagua, Sergio Moya, denunciara a su superior, Emiliano Arias, de presuntas irregularidades en la tramitación de una serie de causas.

Es así como Campos tomó tres declaraciones clave durante estos días. El lunes y martes fue el turno de Moya, mientras que ayer debieron entregar sus testimonios el ministro del Interior, Andrés Chadwick, y el abogado penalista Luis Hermosilla.

Moya en su denuncia, puso en conocimiento del Ministerio Público cuatro situaciones que, según estima, podrían corresponder a delitos. La primera es que habrían existido presiones indebidas en la investigación por una presunta malversación de caudales públicos del alcalde de Rancagua, Eduardo Soto. En la presentación de Moya, adjuntó conversaciones de WhatsApp del edil con el abogado Luis Hermosilla -donde conversaban sobre los pasos que seguía en la tramitación de la causa- y otros con el actual ministro del Interior, Andrés Chadwick.

En este último diálogo, el secretario de Estado señalaba que sería bueno que Soto apoyara a Arias, quien en ese momento investigaba los incendios forestales ocurridos en O’Higgins y era cuestionado por ciertas declaraciones que emitió y en las cuales apuntó a una empresa eléctrica.

Estas conversaciones ocurrieron en 2017, cuando Chadwick no tenía un puesto en el gobierno y se desempeñaba como abogado.

Moya, además, acusó presuntos tratos injustos en los investigados del caso Caval, entre otras situaciones.

Trascendió que Moya, en los dos días que declaró, ratificó los hechos presentados en su denuncia.

En tanto, el ministro del Interior confirmó a La Tercera PM que “declaré en el día de ayer en la mañana, en calidad de testigo, en oficinas del Ministerio Público, renunciando a mis prerrogativas de fueros procesales ante el fiscal Eugenio Campos”. Agregó que “fue un trámite corto”.

Hermosilla, en tanto, habría indicado que no podía entregar mayores detalles pues debía respetar el secreto profesional que establece la relación abogado – cliente.

/psg