El francés Jean Baptiste Ammirati fue parte del trabajo que realizó el Centro Sismológico Nacional y la Facultad de Ciencias Físicas de la Universidad de Chile por encargo de la Onemi en la Falla de San Ramón, que abarca las comunas de Lo Barnechea, Las Condes, La Reina, La Florida y Puente Alto.

Con los datos obtenidos, según consignó LUN, se realizó una simulación de cómo sería un terremoto que, tarde o temprano, se espera que ocurra en esta zona.

Ammirati, quien es doctor en Geofísica, detectó una franja de sismicidad, a unos 15 kilómetros de profundidad, lo que le permitió definir de mejor manera los límites de la falla.

“En la superficie, en el paisaje, se puede ver la falla. Son unos 30 kilómetros de extensión desde Lo Barnechea (Cerro Alvarado) hacia el sur. Pero vimos que a continuación, si bien la falla no es visible, hay una franja de sismicidad en profundiad, por lo que definimos que la longitud de la falla es de 50 kilómetros y llega hasta la comuna de Pirque“, declaró.

Según planteó, en caso de registrarse un sismo, éste sería de una magnitud de 7,5.  “Luego estimamos la aceleración del suelo que podría producir este sismo en Santiago. Esto es la manera en que se va a mover el suelo en respuesta al terremoto”, indicó.

Las comunas que abarcan la Falla de San Ramón serían las más afectadas con el sismo. En esas zonas, “no vas a poder estar parado. Puede que te caigas al piso o que tengas que sentarte. Es muy fuerte. Hay que informar a la gente, pero no asustarla, porque los edificios en Santiago, como se construyen hoy día, sobre todo los más nuevos, no van a responder a esta aceleración de manera catastrófica. Están construidos para resistir.Se va a sentir muy fuerte, pero en comparación con el sismo de 2010 (27F) va a ser mucho más corto, porque la ruptura va a durar unos 10 o 15 segundos”, señaló Ammirati.

“No es que la ciudad va a desaparecer o se va a  destruir”, aclaró.

/gap