Menos de un mes. Ese es el tiempo que resta para que se desarrollen las elecciones internas en el Partido Socialista. Y si hace dos semanas comenzó a sonar con fuerza el nombre de la diputada Maya Fernández para encabezar la lista disidente a la mesa, ayer finalmente oficializó su candidatura junto a los dirigentes que la respaldan, tras una reunión que sostuvieron en el Congreso.

La nómina que competirá contra el senador por el Maule, Álvaro Elizalde, logró aunar posiciones de la mayoría de las corrientes del PS: desde los ex ministros José Antonio Viera-Gallo, Germán Correa y el ex subsecretario Mahmud Aleuy, hasta el abogado Fernando Atria, cercano al Frente Amplio. Todos coinciden en que la colectividad no ha logrado reponerse tras la derrota presidencial de 2017 y que necesita posicionarse en la oposición.

Y en ese diagnóstico es que el ex Segpres, José Antonio Viera-Gallo optó por retomar la vida partidaria para ir como candidato al comité central. El ex secretario de Estado, subraya que de “alguna manera en la derrota electoral contribuyó la directiva actual”. Y reivindica las propuestas que, en su momento, impulsó el ex Presidente Ricardo Lagos y el senador José Miguel Insulza.

-¿Por qué decidieron optar por una lista disidente y no sumarse a la de Álvaro Elizalde, quien dijo que buscaba la unidad?

-Es muy importante que en el país se perfile una alternativa de centroizquierda, creíble y con posibilidades reales de ganar y eso supone una renovación. En ese caso, en el Partido Socialista es mejor que haya un recambio de las personas que han tenido en su cargo hasta este momento la conducción del partido.

-¿Y por qué considera que es necesario un recambio?

-Se piensa que es mejor un recambio después de la derrota electoral a la que de alguna manera, no digo voluntariamente, contribuyó la directiva del Partido Socialista actual. De eso ha pasado un año, ahora hay un nuevo grupo dirigente que piensa en las alternativas de futuro. Lo que se ve hasta hoy es una oposición que tiende a coordinarse, pero todavía no tiene una coherencia suficiente como para levantar una alternativa creíble. Para que eso ocurra, es mejor que haya una nueva conducción que no sea la misma que tomó las decisiones que llevaron después a la derrota

En el Partido Socialista es mejor que haya un recambio de las personas que han tenido a su cargo, hasta este momento, la conducción del partido”.

-Hay quienes dicen que la DC ha estado trabajando en su relato, mientras que el PS aún no tiene programa y que no se ha recuperado de las elecciones de 2017. ¿Está enfrentando una crisis?

-No lo creo, el Partido Socialista tiene una identidad clara y tiene una ubicación muy clara en el socialismo democrático. Hay propuestas suficientes, las que en un momento levantó Ricardo Lagos, las que en un momento levantó José Miguel Insulza y en torno a eso, y a nuevos aportes, se puede fácilmente generar una alternativa importante para un país que requiere un nuevo impulso de crecimiento. Las perspectivas actuales de crecimiento son mediocres, se requiere además un enfrentamiento más eficiente a los problemas de la seguridad pública, que aparece casi sin un control suficiente, y se requiere una clara opción por el bienestar de la gente. Creo que están dadas todas las condiciones para que el Partido Socialista contribuya, junto a otras fuerzas, a la configuración de una alternativa de centroizquierda.

(Elizalde) carga sobre sus hombros haber tomado decisiones, a mi juicio, equivocadas en el momento de elegir la opción presidencial de la Nueva Mayoría”.

-El ex ministro Germán Correa dijo que al partido le faltaba “democracia interna”. ¿Coincide?

-Todos los partidos siempre tienen déficit de sistemas más modernos de toma de decisión en que la gente participe de forma más activa, para eso creo que no solo hay que tener la voluntad de hacerlo, sino que además se pueden usar nuevas tecnologías. Todos los partidos requieren modernización, creo que hay muchos caminos para lograrlo.

-Algunas miradas críticas de la disidencia del PS apuntan directamente contra la figura de Elizalde…

-Creo que él tuvo un gran triunfo siendo elegido senador, logró en su directiva que hubiera un buen resultado en la elección parlamentaria. Evidentemente él carga sobre sus hombros haber tomado decisiones, a mi juicio, equivocadas en el momento de elegir la opción presidencial de la Nueva Mayoría, pero eso ya está en el pasado. Por eso creo que es mejor que haya un recambio.

-En esta elección vuelven a tomar protagonismo figuras emblemáticas como usted, el ex subsecretario Mahmud Aleuy y el ex ministro Germán Correa. ¿Por qué surge esta reactivación de volver a la primera línea del partido?

-Nosotros estamos en este minuto postulando a un cargo de elección, o sea vamos a ver cuál va a ser el resultado. En todo caso, la voluntad es contribuir cada cual a su manera, con su experiencia, con su historia, con su perfil propio, contribuir en forma plural a generar esa alternativa de futuro que el país necesita. Además, está la necesidad que cada uno siente de poder contribuir -aunque sea en algo- de forma muy modesta, a ver si es posible reorientar la centroizquierda para que tenga una alternativa de futuro.

(Con Fernando Atria) Coincidimos en la necesidad que haya un cambio de rumbo en el Partido Socialista”.

-¿Reorientar a la centroizquierda pensando en una Concertación o más ligados al Frente Amplio?

-Lo importante es tener una propuesta y en torno a esa propuesta, si es clara, si es nítida, si es precisa, si es capaz de entusiasmar a la gente, podrán converger las fuerzas que se sientan identificadas por ella. Lo importante es construir con claridad y los elementos están en las propuestas que hizo Lagos, Insulza y otros. Eso actualizarlo y, en torno a eso, dialogar con las fuerzas que constituimos gobiernos por tantos años, y después con todas las demás fuerzas de la centroizquierda.

-En su lista lograron juntar posturas de casi todas las corrientes del partido, ¿cómo se puede entender que en una misma postura esté Fernando Atria cercano al Frente Amplio y usted con una visión concertacionista?

Coincidimos en la necesidad que haya un cambio de rumbo en el PS y eso es muy importante, después hay muchas cosas en las cuales tenemos coincidencias, puede ser que en otras tengamos discrepancias, pero eso es natural en la vida política.

Uno siempre hubiera esperado que la mayor cantidad de personas se hubieran sumado a esta alternativa”.

-La mayoría de su corriente -los renovados- optó por apoyar a Maya Fernández, menos José Miguel Insulza, quien se inclinó por la continuidad de la mesa. ¿Cómo ve el camino por el que optó el senador?

-Como esta es una elección indirecta creo que todos los caminos conducen a Roma. Él estimó que era mejor participar activamente en la otra lista y me parece muy bien, como mucha gente que está ahí. No es que seamos adversarios. Pero al final va a haber una elección indirecta donde habrá que ponerse de acuerdo unos con otros y ahí se verá cómo sale configurada la nueva dirección.

-Aunque es una elección indirecta, ¿hubiera esperado el respaldo de Insulza?

Uno siempre hubiera esperado que la mayor cantidad de personas se hubieran sumado a esta alternativa, pero tienen todo el derecho de estar en la otra, para eso son los partidos y los debates. Lo importante es que después se verá cuando haya que elegir la nueva mesa, una vez que se elijan los miembros del comité central, cuya mayoría además se elige a nivel regional y en cada región las alternativas de alianzas son bastante diferentes.

-En cada lista va una “Allende”, por una lado la senadora Isabel Allende -que apoya a Elizalde- y por el otro, la diputada Maya Fernández Allende. ¿Qué representa ese escenario en el Partido Socialista?

-Ahí creo que es muy claro que son generaciones distintas, son personas distintas, las dos tienen méritos más que suficientes en su vida pública. Pueden no coincidir en una coyuntura, pero eso no quiere decir nada al respecto que no puedan colaborar en un futuro.

Cuando hay una directiva que sufre una derrota a nivel  presidencial, no parlamentario, es lógico que se produzca un tiempo de reacomodo y creo que ese tiempo ya pasó”.

-Al comienzo se veía a Elizalde corriendo con mayor ventaja, pero con la lista que levantaron en torno a Maya Fernández se genera mayor competitividad. ¿Se puede generar una división en el Partido Socialista?

-No creo que esté eso en el horizonte, lo que sí va a haber es una mayor competencia y eso va a abrir un diálogo, va a haber más gente que se pueda expresar de las bases. Todo eso va a contribuir a renovar, rejuvenecer, revitalizar el PS y ahí irradiar hacia otros partidos de tal manera que haya mayor actividad y entusiasmo.

-¿Le ha faltado mayor protagonismo al PS en su rol dentro de la oposición?

-No es un problema de protagonismo, cuando hay una directiva que sufre una derrota a nivel  presidencial, no parlamentario, es lógico que se produzca un tiempo de reacomodo y creo que ese tiempo ya pasó y no hay que mirar más el pasado. Creo que hay que enfrentar los desafíos de hoy y de mañana.

-Se ha criticado al partido por tener un rol obstruccionista, ¿la mirada de ustedes sería conversar con el gobierno?

-Hay que conversar con todo el mundo, si el problema es qué se plantea. Si el gobierno plantea cosas en las cuales podemos coincidir, en buena hora. Lo que más quisiera el país es que hubiera el mayor consenso posiblePero cuando hay cosas en las cuales no se coincide, no hay ningún pecado en oponerse a ellas, ese es el juego de la democracia. Por ejemplo, pienso que en esta nueva propuesta de reforma de salud va a haber más puntos de coincidencias que en los que hubo en la reforma tributaria.

/gap