Donald Trump desató una verdadera tormenta en los mercados luego de su amenaza –vía Twitter- de subir de 10% a 25% los aranceles a las importaciones chinas, una bofetada a las expectativas que apuntaban a que esta semana, precisamente, se conseguiría un acuerdo en las reuniones entre las autoridades económicas de ambos países en Washington.

El pesimismo se dejó sentir de manera inmediata en Asia, particularmente en la Bolsa de Shanghai que sufrió un descalabro de 5,6%, lo que supone su peor día en tres años, mientras que la de Shenzhen se hundió un 7,38%. Por su parte la bolsa de Hong Kong cerró perdiendo 2,9%, hasta 29.209,82 puntos.

En este contexto de aversión al riesgo, el yuan chino sufrió un descenso del 1,3%, el mayor desde 2016, mientras el yen japonés repunta el 0,3%. Los inversionistas suelen apostar por la divisa nipona en momentos de tormentas financieras. Pasa lo mismo con el oro que a esta hora sube 0,3%.

Europa no lo hace mucho mejor que Asia y las acciones sufren descensos del orden del 1,8%, con la excepción de Londres que está cerrado por festivo, lo que implicará menos volumen de negociación en la jornada.

En el caso del Ibex, el recorte es del 1,6%, la menor caída de Europa.

Los analistas esperan una presión bajista intensa si la situación no se reconduce. Las débiles perspectivas de la economía global pueden deteriorarse, especialmente en China, en caso de escalada arancelaria. Y existe el riesgo de que este rearme comercial afecte a otros mercados; los aranceles que preveía aplicar Trump sobre los automóviles son el ejemplo más cercano de un conflicto aparcado, consigna Cinco Días.

“Esto podría alterar a los mercados de activos de riesgo a nivel global, especialmente después de la reciente calma”, dijo Ulrich Leuchtmann, jefe de negocios de monedas y mercados emergentes de Commerzbank, informó Reuters.

La deuda arrancó, como se suponía, con caídas de rendimiento y subidas de precio, vinculadas a huida del dinero hacia cualquier activo considerado refugio. El bono alemán cede 2,5 puntos básicos y cotiza en el 0%, mientras el español lo hace en el 0,976%. El futuro del bono de Estados Unidos apunta a descensos de seis puntos. La deuda italiana, por el contrario, aparece entre los activos de riesgo y su tipo sube levemente.

/psg