Desde hace tiempo venimos hablando de las grandes características del iPhone 11 que lo postulan como uno de los rivales a batir en 2019, pese a contar con uno de los diseños más horribles que hemos visto en un smartphone a lo largo de los últimos años. Las últimas noticias respecto al buque insignia de la firma es la forma en la que va a mejorar la cobertura en interiores y lugares con poca señal.

Aún con unos cuantos meses por delante hasta que el iPhone de 2019 sea introducido en el mercado oficialmente, el reconocido analista Ming-Chi Kuo está de regreso hoy con sus más recientes investigaciones sobre el iPhone 11 y los diferentes modelos que protagonizarán el catálogo de Apple para 2019. En esta ocasión el experto en la empresa de Cupertino nos habla de la tecnología de antena que Apple utilizará en sus dispositivos.

Así cambian las antenas del iPhone XS para 2019

Dentro del iPhone XS, iPhone XS Max y iPhone XR que encontramos actualmente en tiendas tenemos dos antenas superiores y dos inferiores, que son fabricadas con unpolímero de cristal líquido (LCP). Según Kuo, los nuevos iPhone de 2019 introducirán algunos cambios importantes en esta estructura. En concreto, se prevé que Apple utilice un solo LCP y una unidad de poliamida modificada (MPI) para las 3 antenas restantes (2 inferiores y una superior).

iphone xs max

La razón de este salto repentino a la tecnología MPI tiene algo que ver con la producción. En su investigación, Kuo explica que la actual generación de iPhones están siendo ralentizados por culpa de esas antenas LCP que están generando problemas de transmisión de datos de alta frecuencia y en última instancia, afectando al proceso de fabricación del iPhone 11 en sus diferentes versiones.

En teoría, esta nueva tecnología es más barata producir, aunque Kuo afirma que este cambio en el sistema de fabricación e los teléfonos aumentarán los costes de producción totales de antena entre 10% y 20% debido a nuevas actualizaciones que mejorarán el rendimiento de la navegación en interiores. De siempre el iPhone ha sido acusado de series problemas de cobertura en determinadas zonas, por lo que es de esperar que este nuevo proceso de fabricación y cambios de tecnologías acaben relegando al olvido estas incomodidades de las que siempre se han estado quejando los usuarios.

Otra cosa diferente es el tema de la batería, el gran lastre de los dispositivos de Apple y componente en que la compañía debería invertir grandes esfuerzos.

/psg