El mundo finalmente pudo ver por primera vez al hijo recién nacido del príncipe Enrique y Meghan Markle.

El duque y la duquesa de Sussex aparecieron frente a medios seleccionados a puerta cerrada el miércoles, llevando a su primer hijo en brazos, quien nació a las 5:26 am del lunes, con un peso de 7 libras y 3 onzas.

Harry dijo que convertirse en padre era “increíble”. “Estamos muy emocionados de tener nuestro bulto de alegría. Estamos ansiosos por pasar excelentes momentos con él a medida que lentamente comienza a crecer”, dijo.