Más de tres mil clientes sin suministro eléctrico en la Región Metropolitana y 16 personas damnificadas en la comuna de Coquimbo. Así lo informó este miércoles la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) en relación a las lluvias que se registran desde la Región de Atacama hasta Los Ríos.

Un promedio de 23,6 mm de lluvias registró hoy la Región de Coquimbo, producto del paso de un sistema frontal. Las precipitaciones eran ampliamente esperadas, por la severa sequía que afecta a la zona, sin embargo también causaron estragos.

El director regional de Onemi, Rubén Contador, estimó que 3.315 personas resultaron afectadas por las lluvias, de las cuales una veintena quedaron damnificadas; 1.698 casas tuvieron voladura de techumbres y goteras, y casi 12 mil clientes estuvieron sin electricidad (63% de ellos en Monte Patria y Los Vilos).

Se constató también la inundación de calles, como la turística avenida del Mar, a la altura el sector del Faro de La Serena, y otros cruces peatonales y vehiculares.

Un caso especial fue el Hospital San Pablo de Coquimbo. El recinto asistencial sufrió filtraciones en las unidades de Alimentación y Urgencia, ambas alojadas en la parte antiguo del centro asistencial, que data de los años 70.

El agua se filtró por los ductos de ventilación, ralentizando la entrega de comidas a los pacientes.

En Urgencias, en tanto, fue una de las salas de observación de pacientes adultos no respiratorios la que se vio más comprometida.

Alejandra Álvarez, subdirectora de Gestión Asistencial del Servicio de Salud Coquimbo, explicó que la situación provocó problemas también en la sala de espera de los pacientes de esa unidad, un pasillo del consultorio adosado de especialidades médicas y un box de imagenología.

“En ese sector se hicieron unas modificaciones este año, principalmente lo que tiene que ver con contexto Covid, y efectivamente quedaron algunas filtraciones”, agregó.

Humedad y sequía

La Región de Coquimbo está atravesando por un proceso de desertificación y el año pasado fue uno de los años más secos de las últimas cuatro décadas.

Los sectores más afectados pertenecen al secano regional, aquellas zonas fuera de la influencia de riego, donde se concentra la agricultura familiar campesina y la actividad criancera.

Cristóbal Juliá, meteorólogo del Indap, estimó que el sistema frontal dejó una alta cantidad de agua y nieve en la cordillera que ayuda a “impactar la megasequía de la región (…) sólo en La Serena, el año pasado cayeron 6 milímetros (mm), por eso hoy se superó todo lo del 2019”.

Un informe del gobierno Regional estima que 22.500 personas son abastecidas de agua potable a través de camiones aljibes, concentradas en Punitaqui, Combarbalá, Monte Patria, Ovalle y Río Hurtado.

/gap