El 15 % de los trabajadores de la Unión Europea trabaja más de 48 horas a la semana, frente al 40% en China y Corea del Sur, y más de la mitad en Chile y Turquía, de acuerdo a los datos del primer estudio comparativo que se ha realizado sobre las condiciones de trabajo.

La investigación, en la que han colaborado la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y Trabajo (Eurofound), abarca a 1.200 millones de trabajadores en los 28 países de la Unión Europea, Estados Unidos, China, Corea del Sur, Turquía y algunos países latinoamericanos.

En el caso de Chile el informe indica, basado en datos de la Encuesta Nacional de Condiciones de Empleo, Trabajo y Salud, que la mayor parte de los trabajadores supera las 48 horas de jornada laboral. En ese sentido, precisa que en el caso de los hombres el 59% trabaja más de 48 horas, y en el caso de la mujeres el porcentaje alcanza al 45%. Asimismo el informe indica que uno de cada cinco trabajadores tiene una jornada que supera las 60 horas.

Además el informe muestra que las jornadas de trabajo son diferentes dependiendo del tipo habilidades y el género. Así, los hombres que terminaron la educación universitaria trabajan relativamente menos que lo que sólo terminaron la educación media o tienen una educación universitaria incompleta. En tanto las mujeres con menor nivel de educación trabajan más horas que las que tienen mayor eduación.

Por sector, minería y transporte y comunicaciones tienen la tasas más altas de personas que trabajan más de 48 horas semanales con un porcentaje de 75% y 69% respectivamente. Por el contrario las jornadas semales de entre 35 y 40 horas se dan en trabajadores altamente calificados con trabajos no manuales, los que corresponden al 24% de la fuerza laboral masculina y 37% de la femenina.

El informe también muestras que las horas de trabajo totales se distribuyen de manera desigual dependiente del tamaño de las empresas. En el caso de las empresas con 200 o más trabajadores se da la mayor proporción de personas que trabajan más d 48 horas semanales, con el 61% de los trabajadores laborando horas excesivas), mientras lass pequeñas empresas que tiene 2 a 9 trabajadores también hay una alta incidencia con el 56% de los empleados excediendo las 48 horas.

En tanto pocos trabajan menos de 20 horas por semana, siendo el caso más común entre los trabajadores independientes.

En cuanto a las posibilidades de tomar tiempo libre dentro de la jornada para resolver temas médicos, personales o familiares el informe indica que casi una cuarta parte de los trabajadores tienen dificultades para tomar tiempo libre durante el día por razones médicas, y al 36% de le cuesta pedir o tomarse un día libre por motivos personales o familiares. En el caso de los trabajadores con mayor calificación les es más fácil de tomar tiempo libre por motivos personales o familiares, que los con menor nivel educativo.

Nuevas tecnologías

El informe agrega que a nivel global las nuevas tecnologías y la permanente conectividad que permiten, han afectado a los trabajadores en cuanto a su disponibilidad fuera de las horas oficiales de trabajo, con un 10% que asegura trabajar en su tiempo libre.

“El informe indica que hay muchos más temas comunes de lo que imaginábamos, como problemas de seguridad e higiene en el trabajo, o preocupaciones por la seguridad del empleo, así como diferencias significativas en temas como la duración de la jornada y la flexibilidad y autonomía en el trabajo”, dijo a Efe el director de Eurofound, Juan Menéndez Valdes.

Este aspecto también contribuye al carácter impredecible que cada vez más está tomando el trabajo, como lo indica el hecho de que actualmente el 15% de trabajadores son advertidos un día antes de cambios en sus horarios o del número de horas que deben trabajar”, sostuvo la directora del Departamento de Calidad del Trabajo de la OIT, Manuela Tomei.

En cierta medida, las nuevas situaciones pueden compensarse con mayor flexibilidad, como ocurre en el caso de los países del norte de Europa y que contrastan con los del sur del continente.

“En los países del Mediterráneo, la propia estructura de la economía, en la cual las pequeñas y medianas empresas tienen un peso mayor, no da gran espacio a la flexibilidad para los empleados”, indicó Valdes.

Desafíos diferentes son los de Estados Unidos, donde la intensidad del trabajo -medida en el ritmo, objetivos, plazos y demanda emocional- es elevada, pero al mismo tiempo se trabaja menos horas y se ofrece mucha autonomía y flexibilidad al trabajador.

De manera general, el director de Eurofound explicó que “una demanda fuerte en el trabajo puede compensarse si uno tiene mayores recursos a disposición, más autonomía para organizarse, para decidir el horario de trabajo o para teletrabajar”.

En más de la mitad de países de la UE, el 20% de trabajadores teletrabaja al menos ocasionalmente, lo que contribuye a la flexilidad tan deseada y la conciliación de la vida laboral y familiar. “Pero cuando llegan las demandas entonces también se tiene que responder, así que no todo es bueno ni todo malo”, insistió Valdes.

Otros ejemplos son los de países como Corea del Sur, donde la semana laboral es muy prolongada, pero es muy fácil -afirman los trabajadores- pedir dos horas para cumplir gestiones personales. “A veces cosas pequeñas hacen la diferencia, los horarios flexibles o la capacidad de influir en cómo organizo mi trabajo o mejoro mi puesto son otros ejemplos”, recalcó Valdes.

Un aspecto que sorprendió a los expertos de la OIT y de Eurofound es que una gran mayoría de trabajadores (70%) en los distintos países analizados hicieron una evaluación positiva sobre la manera en que sus superiores o los directivos de sus compañías organizan el trabajo.

Ese elevado nivel de satisfacción, sin embargo, convive con un 12% de trabajadores que dijeron ser víctimas de abusos verbales, tratos humillantes, acoso laboral o acoso sexual. La OIT y Eurofound esperan ahora que los resultados de este informe sirvan para guiar las regulaciones en los mercados del trabajo, las demandas de los sindicatos y la gestión de las empresas.

/gap