En el Liceo Jorge Alessandri Rodríguez de Calama se adoptó una inédita medida. Los alumnos tienen estrictamente prohibido llevar sus celulares al recinto educacional.

Lo anterior no es antojadizo, puesto que responde a un fallo judicial emanado desde los Tribunales de Familia, luego que se registrara un hecho de violencia en el interior.

En detalle, en abril hubo una pelea durante un recreo, la cual fue grabada y subida a redes sociales por los alumnos.

Las imágenes llegaron a los apoderados, quienes manifestaron su molestia presentando una denuncia en el tribunal respectivo, el cual decretó la medida antes expuesta.

Si un alumno necesita usar su teléfono, deberá pedirle autorización al profesor correspondiente de forma momentánea “para luego dejarlo bajo custodia”.

La resolución sostuvo que si alguien viola la regla, el apoderado deberá ser citado a declarar al Tribunal de Familia.

“En caso de que haya un alumno o alumna que incumpla la ordenanza, el colegio deberá remitir los antecedentes al tribunal, indicando el nombre del apoderado respectivo y domicilio para adoptar las medidas que sean pertinentes”, complementó.

Desde el liceo, en tanto, informaron que quienes lleven los dispositivos deben dejarlos en inspectoría y retirarlos al terminar la jornada. Además, ya enviaron una circular a los apoderados dando cuenta de la nueva regla.

/carolina braun