El placer sexual de la mujer es un tema que requiere especial atención y la mejor manera de comenzar a abordarlo es explicar lo que es y todo lo que implica.

Partiendo de estas respuestas seguramente entenderemos entonces cómo podemos alcanzarlo a plenitud.

De acuerdo con los especialistas, el placer sexual es aquel que podemos lograr a través de la exploración de nuestro cuerpo y va mucho más allá de los órganos sexuales.

Otro punto importante es que los prejuicios y los tabúes son los peores enemigos para la verdadera satisfacción en este plano.

Es necesario que la mujer aprenda a sentirse cómoda y que se conozca plenamente para poder comprender sus propios procesos, entendiendo que el placer sexual es algo que bien puede experimentar sola o en compañía de alguien más que sepa traducir sus necesidades.

¿Qué hacer para aumentar el placer sexual en la mujer?

Las claves son la confianza, la libertad y la imaginación.

En la intimidad, siempre y cuando haya consenso, los límites pueden ser flexibles y lo que vale es que tanto tú como tu pareja se den el permiso para experimentar al máximo.

Definitivamente el mejor amante es aquel que se sabe comunicar bien.

Saber escuchar, saber preguntar y saber pedir, de eso es de lo que se trata en líneas generales, aunque también existen algunos trucos que funcionan muy bien:

No, la penetración no lo es todo. Si bien muchas mujeres disfrutan con la penetración, la estimulación del clítoris también es esencial.

No, el clítoris no es un botón. No es hay que presionarlo constantemente, sino con delicadeza y con la guía de la la mujer.

Sí, puedes acudir a los juegos. A veces tienes que reconocer que necesitas ayuda y uno o varios juguetes eróticos pueden hacer maravillas.

Sí, las mujeres tienen muchos zonas erógenas. No se trata únicamente del clítoris, sino también de las orejas, la parte baja de la espalda, el contorno de la cintura y muchas más.

Otra variable a la que también hay que prestarle atención es a las posturas, pues no se trata de quedarse siempre en las mismas, sino de probar para disfrutar.

La lista es larga, incluyendo el balancín, nirvana, 90 grados, la sirena, la amazonas, flor de loto, el candado, el caracol, entre otras.

Algunos consejos para las mujeres

Aunque suene reiterativo, el placer sexual no solo dependen de que tan ágil y experimentada sea tu pareja, sino de muchas otras cosas que tienen que ver contigo, con lo que sabes y con lo que sientes.

Entonces presta atención a lo siguiente:

-Como mujer debes conocer tu cuerpo para saber qué te gusta, cómo te gusta y por cuánto tiempo te gusta, porque tu pareja no es adivina y mucho menos telépata.

-Es fundamental que tengas una imagen positiva de ti misma, que te gustes tal y como eres independientemente de los estándares de belleza.

-Tener un autoestima elevada también es importante para poder alcanzar niveles de satisfacción superiores a lo imaginado.

-También es necesario asumir la relación sexual como un acto de deseo, química y no una obligación que debes cumplir con tu pareja.

Desafortunadamente, en pleno siglo XXI todavía el placer sexual femenino no es un tema del que se hable libremente, pues aún existen muchos estímulos y canales basados en los patrones del pasado que colocan este asunto en una categoría que se asocia al pecado y a otros conceptos negativos.

La buena noticia es que también depende de ti como mujer, saber disfrutar de tu sexualidad plenamente y de manera responsable, sola o acompañada, para lograr el tan ansiado orgasmo.

El placer sexual es tan amplio que el cielo es el límite y vale la pena alcanzarlo.

/psg