Este jueves Universidad de Concepción jugó su último partido en Copa Libertadores. Godoy Cruz venció por 1-0 a los dirigidos de Francisco Bozán.

El Estadio Malvinas Argentinas de Mendoza fue escenario del pobre desempeño del equipo chileno en la gran chance que tenían los del campanil para pasar a la siguiente ronda, aunque obviamente la clasificación se puso en riesgo mucho antes, no obteniendo resultados que en el papel eran accesibles ante el rival de turno.

Godoy Cruz en ningún momento del partido fue inferior a los penquistas, se generaron las mejores ocasiones sin hacer un juego tan vistoso durante el desarrollo del pleito, pero tuvieron la iniciativa de ir al ataque y así sacaron la mínima ventaja para desequilibrar a su favor.

A los 25 minutos, el equipo local marcó la primera y única cifra, con la gran complicidad de la defensa y del portero Cristian Muñoz. El balón se paseo por toda el área de un extremo a otro sin encontrar receptores, la segunda jugada fue aun más pasiva y tras un cabezazo, que el portero dejó picando, apareció Ángel González para empujar el balón a las redes.

A los 39 minutos, la U. de Conce se acercó y con Patricio Rubio tuvo su situación más clara, tras un centro de Guillermo Pacheco desde la derecha, que en el centro del área encontró la cabeza del Pato, que desvió inexplicablemente a un costado del arco.

En el segundo tiempo el ataque y las acciones le siguieron perteneciendo al equipo dueño de casa, que tuvo más ímpetu, más ganas y carácter para ganar un partido que era clave.

En los descuentos los ánimos de los jugadores en cancha se encendieron y terminaron por ver la tarjeta roja dos hombres; Patricio Rubio en los nacionales y Fabián Henriquez en el tomba.

Por: Felipe Álvarez Oñat