Hace unos días atrás, el Presidente Sebastián Piñera pidió una vez más a los ministros del comité político Cristián Monckeberg (Segpres) y Jaime Bellolio (Segegob) que hicieran una “repasada” con las autoridades del gabinete para preguntarles si serán o no candidatos para la elección de constituyentes que se realizará el 11 de abril, para lo cual tienen un plazo máximo este 11 de enero para inscribir las postulaciones.

Ambos secretarios de Estado sondearon uno a uno a sus pares y a los subsecretarios para rechequear su disponibilidad con un listado en mano de las solicitudes que habían realizado los partidos. E, incluso, han instado a algunos a que salgan para competir, debido a que se requieren cartas competitivas para ayudar a fortalecer la lista que está armando Chile Vamos.

De hecho, las colectividades del bloque han sido las principales impulsoras de que el Mandatario promueva que las autoridades salgan del Ejecutivo para competir en estos comicios, pero la postura de Piñera ha sido una: dará libertad de acción a quien quiera disputar un escaño en esas elecciones, pero no presionará a nadie a salir. Y esa posición, dicen en el Ejecutivo, la ha mantenido hasta ahora.

Los presidentes de partidos y el comité que conformó Chile Vamos para definir las candidaturas a constituyentes le han hecho esa solicitud al Jefe de Estado, apelando a que se necesitan rostros conocidos en distritos claves. De esa manera, son varios los nombres que han puesto sobre la mesa para pedirles que sean candidatos. Esto, porque en la mayoría de los casos hicieron mediciones internas que daban cuenta que eran cartas competitivas.

Así, por ejemplo, Evópoli pidió al titular de Agricultura, Antonio Walker; y a su par de Transportes, Gloria Hutt. RN, en tanto, solicitó a la ministra del Deporte, Cecilia Pérez; a su par de Desarrollo Social, Karla Rubilar; al ahora ministro de Defensa, Baldo Prokurica; a Monckeberg y a los subsecretarios Juan José Ossa (Segpres) y Katherine Martorell (Prevención del Delito). En la UDI, por su parte, pidieron a la ministra de la Mujer, Mónica Zalaquett; a su par de Vivienda, Felipe Ward; y al de Bienes Nacionales, Julio Isamit, y a la subsecretaria Carol Bown. Isamit, de hecho, durante el fin de semana fue sondeado por RN, según fuentes del oficialismo, para competir en un distrito.

Sin embargo, hasta ahora existe resistencia de las autoridades para salir del gobierno. De todos ellos, solo Walker saldría del gabinete para competir como candidato a constituyente, ya que la mayoría ha reiterado durante estos días a los ministros del comité político y al propio Piñera que no competirán.

Las razones que han esgrimido para su negativa, según fuentes de gobierno, son por factores económicos, pocas probabilidades de ganar en las elecciones o motivos personales, entre otros.

Por ejemplo, a Isamit -afirman en su entorno- no le convence la idea de competir debido a que, a diferencia de sus pares, su figura es menos conocida y, por ende, es más complejo tener posibilidades de ganar, sobre todo por el sistema de elección de los constituyentes.

Zalaquett, por su parte, a quien le ofrecieron competir en el distrito 8 (Cerrillos, Maipú, Estación Central), según fuentes de gobierno y de su entorno, descartó ser candidata. De hecho, de acuerdo a las mismas fuentes, lo conversó el fin de semana con Piñera, a quien le transmitió que lo mejor era mantenerse en el gobierno, sobre todo porque la cartera de Mujer ha sufrido muchos cambios y ahora hay temas relevantes que impulsar.

La ministra Pérez, por otro lado, también ha rechazado directamente a RN la oferta, mientras que Rubilar le hizo saber a Monckeberg y al jefe del Segundo Piso, Cristián Larroulet, que no estaba dispuesta a competir.

En el caso del ministro Ward, en su entorno dicen que también él preferiría quedarse en Vivienda. Sobre Prokurica, por su parte, en el oficialismo afirman que siempre estuvo reacio a la idea, pero que con su cambio de Minería a Defensa las posibilidades de salir para ser constituyente se redujeron a cero.

En el caso de los subsecretarios, hasta ahora serían dos los que saldrían: Ossa, a quien le ofrecieron competir por el distrito 6 o el 11; y Bown. En el caso de Martorell, ella ha transmitido varias veces a RN que no quiere salir del gobierno y, además, durante el fin de semana descartó ser candidata. “Seguiré trabajando en el gobierno hasta el último día”, dijo el sábado durante el balance del Minsal.

Respecto a los reemplazos, ya hay varias cartas sobre la mesa. En el caso de Ossa, por ejemplo, suena el Jefe de División de Relaciones Políticas e Institucionales, Máximo Pavez, como su reemplazo. Esto, en todo caso, dicen que dependerá de lo que pase con Monckeberg: si es que sigue o no en el gabinete.

En medio de este escenario, en La Moneda algunos admiten preocupación por la resistencia de autoridades a salir del gobierno. Esto, principalmente por dos razones: primero, porque temen que después les endosen a ellos o a Piñera que no hubo cartas competitivas para una elección clave en el que se juegan la futura Constitución; y, en segundo lugar, porque dificulta el escenario para los partidos.

De todas formas, también inquieta en Palacio el hecho de que no pueden presionarlos para salir porque no pueden asegurar que vayan a tener candidaturas exitosas.

¿Qué pasa con Monckeberg?

Jueves o viernes. Ese es el plazo que maneja el gobierno para concretar los ajustes y modificaciones para los que quieran ser constituyentes, un tema que algunos reconocen está amarrado a lo que se resuelva en los próximos días y si es que se logra convencer a algún otro ministro para competir.

A eso, además, se suma el hecho de lo que pasará con Monckeberg, quien sigue evaluando si salir del gobierno para ayudar a ordenar a RN. El titular de la Segpres sigue analizando esa opción -que implicaría asumir una vicepresidencia en el partido para después liderar una directiva de consenso-, un tema que había quedado en pausa porque Piñera pidió orden al interior del gobierno en medio de la salida de Mario Desbordes de Defensa y de Sebastián Sichel de BancoEstado para ser cartas presidenciales.

A esto, además, se había sumado la resistencia al interior de un sector de RN. Como sea, en el partido hay quienes siguen impulsando esa idea, como el jefe de bancada, Sebastián Torrealba. No obstante, parlamentarios de la disidencia señalan que esa alternativa se diluyó, ya que lo que se estaba negociando con Monckeberg era que, si llegaba a la presidencia, el consejo general para ratificar al candidato presidencial de RN debía ser en abril, pero ese encuentro finalmente se fijó para el 23 de enero.

Eso sí, las mismas fuentes dicen que que podrían negociar el tema de la libertad de acción para apoyar a Sichel. “Ya no surgió una idea de consenso, creo que ya no fue”, dice el diputado Tomás Fuentes.

En el entorno de Monckeberg también transmiten que el ministro sigue evaluando, con menos entusiasmo, la opción de ser constituyente.

En este contexto, RN tiene este martes un consejo general para ratificar a los candidatos a la convención constitucional, a las municipales y de gobernadores regionales, instancia en la que podrían proclamar a las actuales autoridades, lo que también aceleraría los tiempos del gobierno.

/psg