Derwin Orlando Oropeza Chacoa, de nacionalidad venezolana, portaba un carnet de Perú -y con residencia temporal en ese país-, cuando fue descubierto en la Plaza de la Constitución por Carabineros manejando un aparato que tomaba imágenes en el Patio de los Naranjos, donde diario circula el Presidente. El sujeto no fue detenido, no dio explicaciones de su actuar, no se revisó la tarjeta de memoria que portaba el dron para saber qué contenía y solo se le cursó un parte, quedando citado al Juzgado de Policía Local. El hecho encendió las alarmas en el Palacio de Gobierno. Y esto porque la autoridad se enteró por un informe de inteligencia, lo que derivó en que el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, solicitara datos a la policía uniformada sobre cómo se adoptó el procedimiento, qué protocolo se utilizó y qué pasó en las horas posteriores después de ocurrido el hecho. La negligencia derivó en que el jefe del Departamento de Seguridad Presidencial, coronel Marcelo Lepín, fuera sancionado y removido de su cargo. El documento gubernamental lo revela Radio Bío Bío.

Son las 13.50 horas del pasado 17 de abril. Carabineros vigila la Plaza de la Constitución como todos los días. De pronto, al lado del monumento al expresidente Jorge Alessandri, que mira al oriente, hacia Morandé 115, los funcionarios policiales se percataron que un sujeto manipulaba un control remoto.

Apenas se acercaron, descubrieron que se trataba de un aparato para manejar un dron, que precisamente a esa hora sobrevolaba el Patio de los Naranjos de La Moneda, pese a que es una zona restringida para este tipo de maniobras.

Sin embargo, la sorpresa vendría cuando le solicitaron la documentación al sujeto. El “chofer” extrajo de su billetera la identificación y quedó claro que no era chileno. Derwin Orlando Oropeza Chacoa, de nacionalidad venezolana, portaba un carnet de Perú y con residencia temporal en ese país.

En el informe -que publica íntegramente Radio Bío Bío– se estableció que el dron, coloreado con mimetismo militar, es una versión pequeña, aunque poderosa, marca DJI Modelo Spark que permite captar imágenes de buena calidad.

Lea el informe completo

El sujeto, según supo este medio, no dio mayores explicaciones de su actuar y Carabineros solo le cursó un parte por carecer de autorización que emite la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC). Al mismo tiempo quedó citado al Juzgado de Policía Local respectivo.

La molestia de Ubilla

La situación encendió las alarmas en el palacio de gobierno. Y esto porque la autoridad se enteró por un informe de inteligencia, lo que derivó en que el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, solicitara datos a Carabineros sobre cómo se adoptó el procedimiento, qué protocolo se utilizó y qué pasó en las horas posteriores después de ocurrido el hecho.

Fue a raíz de esas observaciones o alertas que se descubrió la negligencia en que incurrió el jefe del Departamento de Seguridad Presidencial, coronel Marcelo Lepín, quien no aplicó el protocolo necesario de seguridad. Más aún, ni siquiera informó a su jefatura, como tampoco a la autoridad, es decir al subsecretario del Interior.

Y esto porque el sobrevuelo de un dron en el palacio donde circula el mandatario, sus ministros, asesores, funcionarios y periodistas no era un hecho menor. Por ello, varias hipótesis se generaron a reglón seguido por parte de inteligencia.

Por ejemplo, que un aparato de ese tipo podría haber portado explosivos, más allá de captar imágenes. Otra hipótesis era que las fotografías tomadas pudieran ser comercializadas a organismos de inteligencia en el extranjero.

De allí que la conducta del coronel Lepín fue considerada “gravísima” en palacio, por lo que el propio Ubilla lo hizo presente a la institución que dirige el general Mario Rozas.

De acuerdo a fuentes que conocieron de cerca el hecho, Ubilla habría insistido con “tono duro” y -literalmente- “golpeando la mesa”, en que el trabajo de inteligencia que debían realizar los uniformados en este y otros temas, debía ser llevado adelante con el máximo rigor.

Los dichos de Ubilla fueron oídos. El alto mando institucional resolvió remover del cargo y sancionar al Coronel Lepín, que estuvo bajo el gobierno de Michelle Bachelet a cargo de la oficina de seguridad del Palacio de la Moneda.

Algunos hechos que enfrentó el uniformado ocurrieron -por ejemplo- cuando en 2016 una decena de estudiantes ingresaron a la Casa de Gobierno vulnerado todos los sistemas de seguridad internos y perimetrales.

Y otro, cuando un dron, manejado a distancia, entró en 2015 por el acceso principal, pasó a llevar las parrillas de iluminación, lo que derivó en un amplio operativo.

Removido Lepín, el general director de Carabineros, Mario Rozas, designó en el puesto al coronel Sergio Carrasco Caro, que se desempeñaba hasta abril como jefe del Departamento de Protección de Personas Importantes (PPI).

El cargo es considerado clave en materia de seguridad. Su labor incluye las tres casas presidenciales (La Moneda, Cerro Castillo y “Casa 100”) además de la protección al Jefe de Estado y los tres exmandatarios (Frei, Lagos y Bachelet).

Rapidez informativa

Los datos que levantó Carabineros en el lugar corrieron como reguero de pólvora entre varios servicios de inteligencia. Varias fuentes consultadas por este medio, indicaron que el sobrevuelo era un hecho burdo, fácil de detectar, pero un venezolano portando un carnet del Perú, era por decir lo menos “llamativo”.

El espionaje mutuo entre países limítrofes es un hecho natural, pero el sobrevuelo a La Moneda reveló también la inexistencia de un plan de seguridad, dijeron fuentes consultadas por Radio Bío Bío.

Otro hecho que llamó la atención es que no existe claridad qué contenía la tarjeta de memoria ni qué captó el dron. Tampoco por qué el sujeto no fue al menos detenido para conocer los alcances de su actuar

Fuentes de inteligencia explicaron que con un sobrevuelo pueden captarse la disposición de las cámaras dentro del palacio de gobierno, la disposición de la guardia, entre otros detalles importantes.

Como sea, dijeron fuentes de Carabineros, el descubrimiento fue más bien por azar, por lo que se reforzará la vigilancia de este tipo de aparatos, que puedan ser ocupados en la zona que debiera ser la más resguardada del país, tanto en tierra como en el espacio aéreo.

Original de biobiochile.cl

/psg